Público
Público

Los expertos quieren más

Aunque se ha evitado una depresión económica, los analistas demandan reformas de más calado 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En 24 meses, el Gobierno ha puesto en marcha más de 140 medidas para hacer frente a la contracción económica y al desempleo. La mayoría de los analistas admite que este plan de choque en sesión continua ha ayudado a evitar una depresión, con la tasa de paro desbordando claramente el 20%, y con una caída del PIB superior al 3,6% que marcó en 2009.

Pero para muchos de los expertos es un resultado insuficiente. En el bosque de medidas esperaban encontrar también los árboles de un nuevo modelo de crecimiento; pero no lo ven. 'Las medidas han servido para poco; sin ellas, la situación no habría variado apreciablemente. Y no se ha entrado en la esencia, en las transformaciones importantes', sostiene Alberto Montero, de la Universidad de Málaga.

La eliminación de Patrimonio aparece como la medida más discutida

Montero echa de menos reformas de calado, por ejemplo en el ámbito laboral. 'Hemos flexibilizado tanto el empleo que el trabajo se ha convertido en la principal variable de ajuste de la economía. Y también faltan reformas en sectores que actúan como oligopolios. Entre ellos, el sector financiero'.

Una de las cosas que no le gusta de la gestión de la crisis es que 'ha habido una excesiva protección del sistema financiero'. 'Cierto que no se podía dejar caer la banca; pero se debería haber dado alguna señal, permitiendo alguna quiebra. El sector financiero ha sido sobreprotegido y ahora sigue sin fluir el crédito', explica. Montero también censura la 'aberrante' gestión fiscal: 'No se puede hacer política de izquierdas en el gasto pero de derechas en los ingresos'. En la diana de sus críticas, los polémicos 400 euros del IRPF y la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio.

Se evitó lo peor

Creen que se ha tratado excesivamente bien a la banca

Juan Torres López, de la Universidad de Sevilla, también opina que, aunque 'el Gobierno ha evitado lo peor', no ha sabido resolver el asunto de las reformas. 'El Gobierno ha estado sometido a diversas presiones: la tensión de los poderes financieros, que han buscado escapar de sus responsabilidades en la crisis; sus propios fallos, pues ha habido momentos en que pisaba el freno y el acelerador a la vez; y tampoco ha creado un poder social suficiente, con lo que está a merced de los grandes grupos'.

Para Torres López, se ha hecho bien 'lo inevitable', esto es, poner las medidas para que no se desplomase la economía; pero 'no ha logrado que los ciudadanos vieran que se ha evitado la hecatombe'. De ello, culpa al 'torpe y liberal' equipo económico de Rodríguez Zapatero.

Una visión más benévola tiene Jesús Ruiz-Huerta, de la Universidad Rey Juan Carlos. Cree que el Ejecutivo ha acertado entre lo que era urgente y lo que era necesario, sobre todo en los primeros momentos de la crisis. 'Ahora nadie habla de rebajar el gasto social. Ya veríamos qué pasaría si hubiera un cambio de Gobierno', subraya. Ruiz-Huerta coincide en las críticas a las decisiones sobre los 400 euros y a Patrimonio, y echa en falta 'una visión integral' de las medidas, y, también, 'una cierta pedagogía'.

También tiene una visión favorable Xavier Segura, jefe del servicio de estudios de Caixa Catalunya, si bien incluye la estrategia del Gobierno en la línea que han seguido la mayoría de los países desarrollados. 'Los estímulos fiscales y monetarios han evitado en los países avanzados la depresión económica. Otra cosa es que, seguramente, algunas de las medidas seguro que podrían haberse definido de manera más eficiente en intensidad, objetivo y tiempo de ejecución', apunta. Entre las actuaciones puestas en marcha, el experto de la caja catalana destaca los 400 euros en el IRPF, el Plan E en los ayuntamientos, el fondo de reordenación bancaria (FROB) y la Ley de Economía Sostenible.

Segura no cree que haya habido 'sobreactuación de las autoridades monetarias y fiscales', aunque 'podría debatirse si las medidas han sido o no las adecuadas y si han estado suficientemente centradas en los aspectos cruciales', concluye.

 

Más noticias en Política y Sociedad