Público
Público

Una exposición en Berlín recupera la memoria de Walter Benjamin a través de imágenes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Instituto Cervantes de Berlín inaugura hoy una exposición en la que el artista catalán Francesc Abad recupera el pensamiento del filósofo alemán Walter Benjamin y reflexiona sobre la fragilidad de la memoria.

"Block W.B. La idea de un pensamiento que crea imágenes" es el nombre de este proyecto que conjuga filosofía y arte, y que se expondrá al público hasta el 16 de mayo gracias a la colaboración entre el Instituto Ramón Llull y el Cervantes.

La muestra contiene una recopilación de los trabajos de Abad (Terrassa, 1944) sobre la figura de Benjamin, su vida y pensamiento, que el autor catalán entremezcla con su experiencia personal en un íntimo diálogo sobre la memoria individual y colectiva.

El eje vertebrador de la exposición gira en torno a las dieciocho tesis de la Filosofía de la Historia de Benjamin, cuyos fragmentos se presentan en otros tantos monitores expuestos en la sala en espiral, una forma artística que "permite abrir la obra al público", en palabras del autor.

Según reconoce a Efe, la figura del pensador alemán le atrajo "esencialmente porque se suicidó en Portbou", en la frontera española con Francia, en su intento de escapada del régimen nazi.

"Es la personalidad más importante que huyó hacia España", señala el autor, quien subraya que la experiencia del filósofo se contrapone a la historia de miles de españoles que durante el franquismo tuvieron que hacer el viaje en sentido opuesto.

Junto a los fragmentos de las obras de Benjamin, este artista catalán recompone la historia de su vida, con planos que muestran el lugar por donde supuestamente cruzó la frontera, manuscritos y fotografías.

El exilio, los campos de concentración y el dolor en general por la pérdida de la identidad son elementos constantes en la obra de Abad, quien explica que la exposición es una selección "libre" de sus obras más significativas.

Los diarios, fotos, filmes y documentos sonoros conforman "un tejido que cuando se cruza, se reconstruye", aclara Abad tras afirmar que "no se trata de una exposición al uso" y que "se necesitan unas cuantas horas" para comprenderla.

Una veintena de diarios escritos de su puño y letra, -"diarios analógicos del pensar", según los denomina el propio autor- son una muestra de su extensa obra dedicada a la memoria y los intentos por manipularla.

"La memoria es muy frágil y desaparece, por eso cada persona tiene su verdad", afirma Abad frente a un fragmento de Benjamin en el que se puede leer: "La verdadera imagen del pasado pasa súbitamente".

A modo de metáfora artística, seis fotos evidencian cómo el paso del tiempo borró después de tres meses la palabra Auschwitz escrita por Abad en el suelo, y que la lluvia, el viento y las hojas acabaron por llevarse.

También sobrevuela en la exposición la crítica a la globalización que, a juicio de Abad, "le borra a uno todas las señas de identidad".