Público
Público

Una exposición sobre brujas plantea una reflexión sobre el proceso de Zugarramurdi

EFE

La exposición "¡Brujas! Sorginak¡, recopila desde hoy en Vitoria documentos de los siglos XVI, XVII-XVIII, y XIX, con el fin de reflexionar sobre las causas que llevaron a 6.000 personas a los tribunales de la Inquisición en el proceso de Zugarramurdi.

La muestra, instalada en el Archivo Histórico Provincial de Álava, ha sido presentada hoy por la subdelegada del Gobierno en Álava, Gloria Sánchez, por el subdirector general de Archivos Estatales, Severiano Hernández, y por el director de Archivo, José Antonio Sainz.

Sainz ha explicado que el objetivo de la muestra es explicar por qué, a principios del siglo XVII, más de 6.000 personas fueron acusadas de brujería en el proceso de Zugarramurdi, en un hecho que, a su juicio, tuvo más que ver con "los vaivenes económicos, con la ignorancia del pueblo y con la manipulación del poder".

La exposición, que se divide en seis apartados, recoge por primera vez en Álava documentos provenientes del Archivo Histórico Nacional, entre los que destacan el "Edicto de Silencio", en el que los inquisidores reconocen errores cometidos durante el proceso y haber forzado las confesiones de personas inocentes con torturas.

También está entre éstos la relación del auto de fe de Logroño, en el que se recoge en nombre de 55 acusados, de los que once fueron quemados en la hoguera, así como el testimonio en euskera de una mujeres de Corres..

Con estos documentos, según la subdelegada del Gobierno, "se intenta dar a conocer un fiel reflejo de lo que ocurrió en Zugarramurdi, alejándonos de falsas creencias y mitos".

La exposición recrea un tribunal de la Inquisición, con los hábitos que llevaban sus representantes, y con un "San Benito", traje que se obligaba a vestir a los herejes arrepentidos. También hay sitio para un potro de tortura, instrumento que ayudaba a la Inquisición a "arrancar" confesiones de los acusados.

Más noticias de Política y Sociedad