Público
Público

Exteriores confía en un desenlace positivo para los españoles una vez que declaren

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ministerio de Asuntos Exteriores confía en que haya un desenlace positivo para los tres españoles que aún permanecen en el Chad en relación con el caso de las adopciones en el Chad de la ONG francesa "El Arca de Zoé", una vez que presten declaración ante el juez.

El director general de Comunicación Exterior, Manuel Cacho, ha informado hoy, en declaraciones a los periodistas, de que durante la jornada de hoy van a declarar ante el juez el auxiliar de vuelo Daniel González y los pilotos del avión, Agustín Rey y Sergio Muñoz, acusados de ser cómplices de un presunto tráfico de menores.

Cacho ha manifestado su confianza en que haya "algún desenlace" en las próximas horas, al menos en el caso de Daniel González, el primero en declarar.

El portavoz de Exteriores subrayó que el Gobierno ha llevado a cabo numerosas gestiones con las autoridades del Chad para que se aplique la presunción de inocencia y un "trato correcto" a estos ciudadanos.

Las cuatro azafatas que completaban la tripulación llegaron ayer, domingo, a España en el avión del presidente francés, Nicolas Sarkozy, tras ser liberadas junto a tres periodistas franceses que también fueron detenidos el pasado 25 de octubre en Yamena, la capital chadiana, junto a miembros de la ONG.

Esta organización pretendía trasladar en el avión español a 103 niños de Darfur, supuestamente huérfanos, para que fueran adoptados por familias francesas.

Fuentes de Exteriores han mostrado su desacuerdo con las críticas que ha recibido la gestión del problema por parte del departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos.

Tras recordar que el cónsul español en Camerún decidió viajar a Chad al conocer la situación de los siete españoles y que después se desplazó también al país africano la embajadora en Camerún, han considerado que la gestión ha sido "impecable" y la labor de la diplomacia española "extraordinaria".

Según estas fuentes, se trataba de un problema "muy delicado" en el que era necesario trabajar en permanente cooperación con las autoridades francesas.

Otras fuentes del Ministerio han apuntado que era Francia la que debía asumir el peso de las gestiones por su vínculo histórico con el Chad y por la "autoridad moral" que tiene en su ex colonia.

Si este caso se hubiera dado en Sudamérica, habría sido España la que habría desempeñado un papel más activo, según estas fuentes.

No obstante, han hecho hincapié en las continuas conversaciones mantenidas por Moratinos con sus homólogos de Chad y de países vecinos para influir en la resolución de la crisis.

Más noticias en Política y Sociedad