Público
Público

Fabra: "Me voy cuando he querido"

Carlos Fabra se despide así de su último pleno como presidente de la Diputación de Castellon, que deja "muy feliz" y "sin ninguna reserva mental"

LUCAS MARCO

Hasta siete miembros de la saga Fabra han pasado por la Diputación de Castellón desde que Victorino Fabra Gil, guía del Estado mayor del duque Leopoldo O'Donnell, "gran cacique" y tío del bisabuelo del actual presidente, accedió al consistorio provincial tras la Revolución de 1868. Ayer, Carlos Fabra, el último eslabón de la longeva saga, presidió su último pleno de la Diputación tras 24 años en la institución. "Me siento muy feliz y no tengo ninguna reserva mental para irme, pues me voy cuando he querido y con el respaldo del partido y de mis compañeros", dijo.

Fabra, imputado por soborno y fraude fiscal, agradeció la "cordialidad con la crítica necesaria y sin ataques personales", aunque se reservó una referencia hacia el portavoz socialista Francesc Colomer, con quien ha mantenido duros enfrentamientos: "A los que no lo han hecho así y han buscado otros caminos, adiós y hasta nunca". "Los que han buscado otros medios para ensuciar la vida política, han tenido lo peor que se merecían: el desprecio de los suyos propios, que es lo peor que hay". Colomer fue apartado de las listas del PSPV.

También subrayó la "pena" que siente por no haber visto aterrizar aviones en el aero-puerto de Castellón, aunque precisó que si el actual gobierno no autoriza la puesta en marcha de la fantasmagórica instalación, "lo hará dentro de unos meses el próximo gobierno del PP con rapidez".

Ayer confirmó que en mesy medio se incorporará al puesto de secretario general en la Cámara de Comercio de Castellón, del que logró la excedencia desde 1992. Y cobrará lo mismo que ahora: 90.000 euros anuales. Y tendrá coche oficial, chófer y guardaespaldas.

Más noticias de Política y Sociedad