Público
Público

La fábrica de Seat en Martorell volverá a producir en sábado 6 años después

EFE

La fábrica de Seat en Martorell (Barcelona) volverá a producir vehículos en sábado para hacer frente a la demanda del nuevo modelo Ibiza, algo que no ocurría desde el año 2002, informaron a Efe fuentes de la filial de Volkswagen.

La principal factoría de la compañía abrirá la línea 1, donde se ensambla la cuarta generación del Ibiza -que se lanzó al mercado hace unas semanas-, todos los sábados de julio -los días 5, 12, 19 y 26- ante la "favorable acogida" que está teniendo este modelo en el mercado, detalló una portavoz de Seat.

Las jornadas industriales en sábado son habituales en el sector de la automoción, ya que permiten adecuar la producción al mercado en función de la demanda.

Pero en Seat no se había podido aplicar esta medida de flexibilidad en los últimos seis años debido a los problemas por los que ha atravesado la compañía durante ese período, que culminaron con el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) firmado en diciembre de 2005 y que supuso el despido de 646 empleados.

Por el contrario, se han decretado como improductivos los días 25 y 28 de julio en la línea 2 de la misma planta, donde se ensamblan sobre todo los modelos Altea y Toledo, por causas organizativas y como preparación para el inicio de la fabricación de las primeras unidades de la nueva berlina, previsto para el próximo diciembre.

El Ibiza es, con mucha diferencia, el modelo más importante para Seat: en 2006 se fabricaron 183.848 unidades de este turismo, un 12,5% más que en 2005, lo que supuso el 45% de la producción total de Martorell durante ese ejercicio, mientras que la red de concesionarios vendió 181.749 vehículos, un 7,4% más que en 2005.

La compañía presidida por Erich Schmitt prevé cerrar el presente ejercicio con una producción cercana a los 445.000 vehículos, lo que supondría un incremento del 11% con respecto a las 398.700 unidades de 2007.

No obstante, Seat vendió en los cuatro primeros meses del año 135.000 vehículos, lo que supone un descenso del 5,9% con respecto al mismo período de 2007, según los datos facilitados recientemente por la casa matriz, Volkswagen.

A pesar de este inicio del ejercicio y del descenso del consumo en España, que se ha dejado notar en especial en sectores como el de la automoción, Seat espera remontar las ventas en la segunda mitad del año gracias al tirón de sus dos modelos estrella: el nuevo Ibiza y el León.

Seat redujo sus existencias en un 25% en 2007 con el establecimiento de días no productivos en la planta de Martorell, pero ahora está en disposición de incrementar su volumen de fabricación gracias a la ampliación de la gama de vehículos.

Schmitt ha subrayado en repetidas ocasiones que quiere utilizar toda la capacidad productiva de la factoría de Martorell, que se sitúa en torno a las 550.000 unidades anuales, con el lanzamiento de nuevos modelos.

Más noticias de Política y Sociedad