Público
Público

Falange tensará el referéndum de Arenys de Munt

La Justicia avala la marcha fascista, mientras veta que el Ayuntamiento dé algún apoyo a la consulta

FERRAN CASAS

Falange se manifestará en Arenys de Munt contra la consulta sobre la independencia de Catalunya convocada en este municipio para el próximo domingo. La Justicia enmendó ayer a la Conselleria de Interior, que hace unos días decidió pasar la petición de manifestación fascista del 13 al 20 de septiembre para evitar altercados.

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, ante el que apeló el partido fundado por José Antonio Primo de Rivera, acordó permitir la concentración a sabiendas de que puede complicar el orden público. La decisión judicial obligará a los Mossos a reforzar su dispositivo para evitar incidentes, tal y como reconocieron fuentes del departamento. En un comunicado, Interior aseguró que "acata" la decisión y garantizó que tomará "medidas" para garantizar la seguridad. La resolución del TSJC es un revés político para el conseller Joan Saura, que actuó a petición del Ayuntamiento.

Interior había pospuesto la manifestación para evitar incidentes

"Enfrentamientos violentos"

El auto admite que la coincidencia de la consulta y la concentración fascista en un pueblo de 8.000 habitantes convierte el riesgo de "enfrentamientos violentos" en algo "probable y razonable". Pero ello no es, según el fallo, motivo suficiente para cambiar la provocadora fecha escogida por Falange para reivindicar la indivisibilidad de España.

Según el TSJC, la pretensión de la Conselleria no es "proporcional" y "desnaturalizaría" la motivación de Falange, legal pese a su perpetua exaltación de la dictadura franquista.

El Consistorio no podrá ceder ningún espacio para que se haga el referéndum

Los fascistas se felicitaron, en declaraciones a Rac1, por la decisión y señalaron que no tienen ánimo de provocar incidentes. Pero, a renglón seguido, puntualizaron que no se harían responsables de más disturbios que de los provocados por sus militantes, según un portavoz.

La luz verde a los falangistas no fue ayer el único contratiempo judicial para el Ayuntamiento de Arenys. Un juzgado de Barcelona dio la razón al recurso presentado por el Gobierno central al que el lunes representó Jorge Buixadé, un abogado del Estado ultraconservador que fue candidato de Falange contra el acuerdo del pleno municipal de dar apoyo político y material a una consulta sin valor legal, pero sí simbólico. El Consistorio deberá aparecer desvinculado de ella y, contra lo comprometido, no podrá ceder ningún espacio municipal a la entidad que organiza el referéndum.

El Juzgado del Contencioso-Administrativo 14 consideró que la intención del Consistorio "invade manifiestamente competencias reservadas expresamente al Estado por la propia Constitución y, por tanto, la vulnera". El fallo considera que, con su actitud, el Ayuntamiento, si bien no es convocante formal, sí invita "al incumplimiento de la ley".

La Generalitat y el Estado chocan ante decisiones que sulfuran al alcalde

El alcalde, Carles Móra, anunció que el referéndum se hará en un local privado o en uno municipal previo pago de una tasa y anunció un recurso contra el fallo. Sobre Falange, aseguró, indignado, que si la ley la ampara, "deberíamos cambiarla".

Generalitat contra Estado

El conseller de Gobernación, Jordi Ausàs, de ERC, aseguró "no entender, se mire como se mire", la sentencia vetando el apoyo municipal al referéndum. Mientras, el delegado del Gobierno en Catalunya, Joan Rangel, del PSC, se felicitó del aval a la "correctísima" actuación del Estado.

 

 

Más noticias de Política y Sociedad