Público
Público

Falta ayuda psicológica para los adolescentes

Dos de cada diez jóvenes padece algún trastorno mental

ERIK LÓPEZ

El 25% de la población española padece enfermedades o trastornos psíquicos de magnitud variable. Sin embargo, el gasto en este tipo de asistencia apenas llega al 5% del presupuesto sanitario público, tal y como indican los datos recogidos en la revista trimestral presentada ayer en el Instituto de la Juventud (Injuve). En esta ocasión, la publicación está dedicada a analizar la salud mental de los jóvenes.

"La falta de asistencia médica para tratar este tipo de problemas es especialmente preocupante entre los adolescentes. Éstos están inmersos en una etapa de cambios, que les aceleran y que pueden desestabilizar el frágil equilibrio emocional que se experimenta durante el período previo a la edad adulta", explicó el director general del Injuve, Gabriel Alconchel, quien añadió que, de hecho, "entre el 10 y el 20 por ciento de los adolescentes a nivel mundial tiene algún problema de salud mental", según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El suicidio se ha convertido en la tercera causa de muerte entre los jóvenes

Los trastornos más habituales son las depresiones, problemas de integración y de imagen. Este alto índice de trastornos ha colocado al suicidio como la tercera causa de muerte entre los jóvenes. Por ello, Santiago Pérez Camarero, sociólogo y coordinador de este número de la revista, insiste en la necesidad de "detectar estos problemas de salud mental en los jóvenes para poder evitar situaciones más graves". Además, para Pérez, la mejor manera de "prevenir" es la detección de dichos problemas a edad temprana, porque "los jóvenes de hoy son los adultos de mañana".

El Injuve alerta de que esta falta de asistencia provoca que trastornos como el déficit de atención y la hiperactividad, que son tratables, no sean detectados y provoquen problemas tanto en casa como en la escuela. Así, el colegio es uno de los lugares de mayor conflictividad juvenil, con un 26,6% de los adolescentes españoles que practica o padece ciberbullying, una nueva forma de acoso escolar que se realiza a través de las nuevas tecnologías. En concreto, el 10,5 % de los adolescentes se ve implicado en estas actividades de ciberacoso vía messenger; el 4,6% a través del chat; el 4,3% por mensajes de móvil; el 2,8% vía correo electrónico; el 2,7% por teléfono y el 1% a través de fotografías o vídeos.

Para evitar este tipo de conductas, Nieves Rojo, psicóloga y coordinadora del estudio del Injuve, insistió en la importancia que tiene "establecer límites" desde la infancia para fomentar "una estabilidad familiar que prevenga la aparición de trastornos en la salud mental".

Más noticias de Política y Sociedad