Público
Público

La familia dice no tener datos de la autopsia y precisa que ahora todo son hipótesis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Luis Molina, portavoz de la familia de Mari Luz Cortés, la niña cuyo cadáver apareció el viernes en la ría de Huelva, ha asegurado hoy que no tienen ningún dato relativo a la autopsia practicada al cuerpo, ya el caso se encuentra bajo secreto de sumario, y que por el momento "todo son hipótesis".

En declaraciones a los periodistas a las puertas del tanatorio de la capital onubense donde permanece el cadáver de la pequeña desde que fuera encontrado, Molina ha asegurado que se le ha confirmado a la familia que las pruebas de ADN han sido positivas, pero por lo demás "todo son hipótesis por el momento".

"No podemos decir nada porque no hay nada y si hay algo no lo sabemos, los datos los tienen los forenses y la Policía que los están estudiando y barajando", por ello, ha pedido cautela a los medios de comunicación a la hora de dar informaciones que podrían no ser verdad.

Con respecto a la noticia aparecida esta mañana en algunos diarios que afirman que la niña podría haber muerto dentro de las 24 horas posteriores a su desaparición, ha indicado que "no se puede confirmar, está muy positivamente rayando la verdad, pero no podemos confirmarlo porque no han llegado las pruebas que nos lo puedan determinar directamente".

Se ha vuelto a referir a la posibilidad de que se le realice una segunda autopsia al cuerpo de la niña, explicando que la misma se está barajando y no por desconfianza hacia los profesionales que han realizado la primera, sino "para tranquilidad del padre, que así lo ha requerido".

"Lo vemos bien, porque esta segunda prueba no está reñido con la investigación ni va a dañar en nada la primera autopsia", ha apuntado el portavoz de la familia.

Esta idea motiva que el entierro de Mari Luz se vaya retrasando en el tiempo y si en un principio se manifestó la posibilidad de que se pudiera producir el próximos miércoles, Molina ha asegurado hoy que no hay fecha concreta aún, "en cuanto nos la den los profesionales se celebrará, estamos deseando que esto acabe".

Sí ha podido informar de que el sepelio lo celebrará la Iglesia Evangélica de Filadelfia, a la que pertenece la familia de la pequeña -cuyos miembros han descartado realizar concentración alguna en apoyo a la familia, por entender no es el momento-, y que el mismo no será restringido "todo lo contrario, sabemos que Mari Luz, en todo este tiempo, se ha convertido en un poco de todos, y por eso entendemos y creemos que serán muchas las personas que acudan".

Con respecto a los padres y familiares más cercanos de la niña ha indicado que permanecerán en el tanatorio hasta que no puedan llevar el cuerpo hasta el cementerio, "Juan José e Irene han salido un momento obligados por nosotros para que se ducharan y se relajaran un poco".

Asimismo, ha dicho que a ellos no les está llegando ningún dato relacionado con lo que le ha podido pasar a su hija, "todo lo que se le va a cursar a la familia pasará por nosotros, por familiares que llevamos los sentimientos más controlados".

La pequeña de cinco años Mari Luz Cortés desapareció el pasado 13 de enero en torno a las 17:00 horas en la barriada de El Torrejón de la capital onubense después de abandonar su domicilio para ir a comprar chucherías a un quiosco cercano.