Público
Público

Familiares de las víctimas de los atentados de Oslo abandonan la sala antes de que Breivik declare

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los familiares de las víctimas de los atentados del pasado 22 de julio en Noruega abandonaron hoy la sala donde se celebra el juicio contra el ultraderechista Anders Behring Breivik antes de que este comenzase su declaración final.

Cuando la juez principal, Wenche Elizabeth Arntzen, le dio la palabra a Breivik, un nutrido grupo de familiares se levantó y abandonó en silencio la sala en señal de protesta, según la televisión pública NRK, que no puede retransmitir esta parte del juicio por orden judicial.

Anteriormente, la defensa de Anders Behring Breivik pidió hoy en la jornada final del juicio por los atentados del 22 de julio en Noruega, en los que murieron 77 personas, que se condene al ultraderechista a la pena de cárcel "más leve posible".

Su abogado principal, Geir Lippestad, se opuso a la petición de la Fiscalía de que Breivik sea ingresado en un psiquiátrico, porque éste no actuó en estado psicótico y es penalmente responsable según las leyes noruegas, por lo que debería recibir una pena de cárcel.

En ese caso debería dictarse una pena con límite de tiempo, menos severa que la custodia -figura del derecho noruego que puede equivaler a cadena perpetua-, pues los atentados fueron "un hecho violento aislado" y Breivik ha dicho que se dedicará a escribir.

En una presentación con un final confuso, retransmitida por el canal noruego NRK, Lippestad aclaró que a modo de formalidad se pide inicialmente la absolución para Breivik, ya que éste dice que actuó en estado de "necesidad" en defensa de la supervivencia del pueblo noruego, amenazada por la "invasión islámica".

En la jornada anterior, la Fiscalía noruega solicitó que el ultraderechista Breivik sea ingresado de por vida en un psiquiátrico, al considerar que no es penalmente responsable de los atentados del 22 de julio en ese país, de los que es autor confeso.

El proceso, que hoy celebra su última vista tras 41 jornadas y diez semanas, terminará cuando Breivik dé por concluida su intervención final.

El tribunal de Oslo hará pública la sentencia el 20 de julio o el 24 de agosto.