Público
Público

Fármaco para la hemofilia suele usarse en otros pacientes

Reuters

Por Genevra Pittman

Un fármaco aprobado sólo paratratar un raro trastorno sanguíneo, la hemofilia, se estáutilizando en otros pacientes, como los cardíacos o lostrasplantados hepáticos.

Si bien eso está permitido por la Administración deAlimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla eninglés), un equipo halló que existen pocas pruebas de que elfármaco NovoSeven (de Novo Nordisk) pueda prevenir la muerte enotros pacientes.

Al equipo de la doctora Veronica Yank, de la StanfordUniversity, le "sorprendió el nivel de uso no oficialobservado". Según los resultados, los médicos "deben controlarel entusiasmo y ser más cautelosos" con el uso de estemedicamento.

En las personas con hemofilia, la sangre demora encoagularse. El fármaco promueve la coagulación y reduce elriesgo de sufrir una hemorragia fatal. Pero el medicamento seestá indicando cada vez más en otros pacientes, a pesar de lafalta de pruebas definitivas.

En dos artículos publicados en Annals of Internal Medicine,el equipo de Yank analiza cómo NovoSeven se está utilizando enlos hospitales de Estados Unidos y con qué riesgos y beneficiospara los pacientes.

En el primero, el equipo reunió información de 13.000pacientes tratados con NovoSeven durante un período dehospitalización entre el 2000 y el 2008.

Mientras que el uso del fármaco se triplicó en ese períodoen los pacientes con hemofilia, la indicación creció mucho másen pacientes con, por ejemplo, traumatismo o sangradocerebral.

En el 2008, el 97 por ciento de las aplicaciones fue porotra enfermedad. El equipo estimó que 18.000 pacientesrecibieron NovoSeven por trastornos distintos a la hemofilia enel 2008.

En el segundo estudio, el equipo revisó 64 estudiospublicados y halló que en los pacientes tratados con elmedicamento por sangrado en el cráneo, traumatismos cerebralesy corporales, o durante una cirugía cardíca o prostática, o untrasplante hepático, no había mejorado la probabilidad desobrevivir.

En algunos casos, NovoSeven elevó el riesgo de desarrollarun coágulo sanguíneo peligroso.

Según los autores, una dosis de NovoSeven cuesta unos10.000 dólares para un adulto. Los Centros para el Control y laPrevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés) estimanque en Estados Unidos hay 20.000 personas con hemofilia.

Un portavoz de Novo Nordisk opinó que los estudios noreflejan las pruebas de que el uso principal de NovoSeven esfuera de los hospitales, lo que sugiere que muchos pacientescon hemofilia que utilizan el medicamento no estánrepresentados en las cifras de los estudios.

"Novo Nordisk no promueve el uso no aprobado deNovoSeven(r) RT y trabajó con la FDA para actualizar esaaprobación y atender la preocupación por la seguridad delmedicamento cuando se utiliza para otras enfermedades",respondió el portavoz.

El doctor Jerrold Levy, de la Escuela de Medicina de laEmory University en Atlanta, dijo que no sorprende que muchospacientes tratados con el fármaco mueran, pero que eso nosignifica que no sea útil, por ejemplo, para evitar el uso deuna transfusión.

"Muchas veces se usa luego de que todo los demás falló.Cuando la situación es realmente adversa", finalizó Levy.

FUENTE: Annals of Internal Medicine, online 18 de abril del2011

Más noticias de Política y Sociedad