Público
Público

La Fed cree que la salida de la crisis va por buen camino

Mantiene dos meses las medidas de liquidez para estimular la economía de EEUU

ANTONIO LAFUENTE

La Reserva Federal, el banco central estadounidense, considerado como uno de los oráculos económicos, anunció ayer que la salida de la crisis económica en EEUU va por buen camino, pero atemperó el optimismo de los economistas que empiezan a difundir el mensaje de que la recuperación ya se ha iniciado.

En su último comunicado, tras dos días de reunión para examinar la situación del país, los responsables de la Fed señalaron que "la actividad económica se ha estabilizado". Una afirmación en línea con los datos conocidos en las últimas semanas, como la reducción de la caída del PIB en el segundo trimestre y con la bajada del paro en una décima durante ese mismo periodo.

Además, observa que "las condiciones en los mercados financieros han mejorado en las últimas semanas".

No obstante, sus responsables advirtieron que la economía "permanecerá débil durante un tiempo", tal y como muestran datos como "el gasto de las familias, que mantiene restringido por la continua pérdida de puestos de trabajo, el lento crecimiento de los ingresos, la bajada del valor de la vivienda y los créditos estrictos".

Pese a ello, las autoridades monetarias estadounidenses creen que "la política de acciones para estabilizar los mercados financieros e instituciones, los estímulos económicos y monetarios y las fuerzas del mercado continuarán contribuyendo a la reanudación paulatina del crecimiento económico en un contexto de estabilidad de los precios."

Es decir, la salida de la crisis va por buen camino y no generará inflación, al menos de momento. De ahí que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y sus colaboradores hayan decidido mantener los tipos de interés en el histórico 0,25%.

La Reserva Federal mantiene también su decisión de cerrar uno de sus programas de estímulo para la economía estadounidense, el de la compra de bonos del Tesoro por 300.000 millones para facilitar liquidez; pero debido a sus cautelas, lo terminará en octubre, en lugar de en septiembre como lo tenía previsto.

Las cautas previsiones de la Reserva Federal parecen en línea con las del presidente norteamericano Barack Obama, quien hace apenas unos días aseguró: "Nos hemos alejado del precipicio", pero sin mayores alharacas.

Más noticias de Política y Sociedad