Público
Público

Federer deja a Australia sin su líder Hewitt

EFE

El suizo Roger Federer dejó al Abierto de Australia sin el jugador local más carismático, Lleyton Hewitt, al vencerle hoy por 6-2, 6-3 y 6-4 en los octavos de final.

Era su partido número 26 y fue dominado por el actual número uno del mundo de principio a fin. El país organizador del primer Grand Slam del año se quedó sin un solo representante para la jornada de mañana, la fiesta nacional, "El día de Australia".

Mientras, los españoles Fernando Verdasco y Nicolás Almagro lucharon durante más de tres horas y media cada uno, forzaron el quinto set pero se quedaron a la orilla de los cuartos de final, varados frente al ruso Nikolay Davydenko y el francés Jo-Wilfried Tsonga, respectivamente.

Verdasco, semifinalista el pasado año, cuando disputó uno de los mejores partidos del torneo ante Rafael Nadal, cayó ante el incombustible Davydenko por 6-2, 7-5, 4-6, 6-7 (5) y 6-3, en tres horas y 57 minutos, y Almagro contra Tsonga, finalista en 2008, por por 6-3, 6-4, 4-6, 6-7 (6) y 9-7, después de tres horas y 33 minutos.

Eliminados ambos, el tenis español se queda únicamente con Rafael Nadal, el último de los 13 que iniciaron el cuadro masculino, y que mañana martes se enfrenta con el británico Andy Murray en los cuartos de final.

Verdasco cometió 20 dobles faltas ante Davydenko, demasiado regalo ante un jugador catalogado por todos como uno de los favoritos, del que el argentino Juan Monaco advirtió que era una máquina.

Precedido por sus éxitos en el final de la temporada, con victoria en la Copa Masters del pasado año, y en Doha en éste, y por no haber cedido un solo set hasta medirse con el madrileño, Davydenko ofreció dos imágenes durante el partido, incansable y batallador en algunos momentos, y perdido en otros, al alcance del español.

Verdasco lo tuvo en sus manos, cuando disfrutó de dos puntos de rotura en el primer juego del quinto set, pero los desaprovechó. El aire, o la falta de confianza le desarmaron entonces, y Davydenko que parecía hundido y sin la frescura con que había noqueado antes al alemán Kindlmann, al ucraniano Marchenko y al argentino Monaco quebró en el sexto, le rompió en el 4-2 para situarse en cuartos de final por cuarta vez.

"El año pasado leí que yo era un hombre de hielo, ahora estoy muy caliente", dijo Davydenko.

El cambio que ha ofrecido en Australia este año Nicolás Almagro le alentó después de su derrota ante Tsonga a asegurar que su objetivo ahora era entrar entre los diez primeros.

Antes de llegar a los octavos Almagro había ganado dos partidos a cinco sets, contra el belga Xavier Malisse y el alemán Benjamin Becker. Luego derrotó al colombiano Alejando Falla en tres, pero fue capaz de forzar a Tsonga a su primer encuentro en cinco sets, e incluso hacerle temblar remontando.

Todo esto a pesar de sus dolores en la muñeca izquierda lesionada en Auckland que le impidieron jugar esas primeras mangas con tranquilidad.

Una vez colocado bien el vendaje y la muñequera en su sitio, Almagro niveló el partido de forma admirable, y dispuso de un primer punto de rotura en el séptimo juego. Luego llegarían otros dos en el decimotercero, uno de ellos tras una extraordinaria jugada en la que defendió dos remates de Tsonga y acertó a colocar su derecha cerca de la línea.

El francés, muy agresivo y acercándose a la red en cuanto podía, concretó su victoria en el décimo sexto, resolviendo el partido con una fácil volea de derecha. Y ahora se medirá con el serbio Novak Djokovic, su verdugo en la final del 2008, que fue el que tuvo más fácil su acceso a los cuartos, al derrotar al polaco Lukasz Kubot, 86 del mundo, por 6-1, 6-2 y 7-5.

Mientras, en el cuadro femenino, las hermanas Serena y Venus Williams dieron un paso adelante en busca de su duelo de semifinales. Venus se situó en los cuartos por séptima vez al derrotar a la italiana Francesca Schiavone, por 3-6, 6-2, 6-1. Su hermana Serena, defensora del título, apartó de su camino a la australiana Samantha Stosur, por 6-4 y 6-2.

La victoria de Serena fue contundente, ya que concedió únicamente siete puntos con su saque, entre ellos una doble falta. Todo ello contra Stosur, una jugadora que derrotó a la menor de las Williams en su último enfrentamiento en Stanford el pasado año.

Venus se enfrentará en cuartos con Na Li, una de las dos chinas que se han colocado en esta ronda, marcando un récord en el Grand Slam. Li se deshizo de la danesa Caroline Wozniacki, finalista del Abierto de EE.UU. por 6-4, 6-3 en 98 minutos, y cuando se le preguntó por el secreto del tenis chino contestó: "Nada delotro mundo, quizás solo la comida china".

Na Li se une así a su compatriota Jie Zheng, semifinalista en Wimbledon en 2008, que logró su plaza ayer domingo.

Más noticias de Política y Sociedad