Público
Público

Federer encuentra consuelo en la derrota ante Del Potro

Reuters

El tenista número uno del mundo, Roger Federer, buscó el consuelo de haber tenido un buen verano en lugar de lamentarse por la inesperada derrota que sufrió el lunes ante el argentino Juan Martín Del Potro en la final del Abierto de Estados Unidos.

El espigado sudamericano se convirtió en el único tenista, con el español Rafael Nadal, que ha vencido a Federer en una final de torneos de Grand Slam, poniendo fin al intento del suizo de ser el primer hombre que gana seis títulos en Flushing Meadows.

Hace 14 meses el suizo se mostró visiblemente afectado cuando Nadal le derrotó en un épico partido a cinco sets en la final en Wimbledon. En febrero del año pasado, debió sobreponerse a otra dolorosa derrota ante el español en la final del Abierto de Australia.

En Nueva York, el número uno aceptó con calma la caída frente a Del Potro por 3-6, 7-6 (7-5), 4-6, 7-6 (7-4) y 6-2.

"Cinco estaba bien, cuatro también era genial. Seis habría sido un sueño, (pero) no se puede tener todo", dijo el suizo a los periodistas con una sonrisa en el rostro.

"No estoy tan decepcionado porque creo que jugué otro torneo maravilloso. Tuve posibilidades de ganar hoy, pero no pude aprovecharlas. Fue algo desafortunado", agregó.

Hace un año, Federer habría sido menos optimista, pero el nivel que mostró tras aquellas caídas ha logrado aliviar el golpe. El tenista de Basilea completó su colección de títulos del Grand Slam al ganar Roland Garros en París, y luego superó el récord de 14 grandes que poseía Pete Sampras, ya retirado, con su triunfo en Wimbledon.

NÚMEROS NEFASTOS

"Esta (derrota) es más fácil de superar porque tuve un verano increíble y también una racha genial", admitió Federer.

"Intenté todo, no funcionó. Desperdicié posibilidades. Él (Del Potro) jugó bien y al final se dio un duro quinto set. Es algo aceptable. La vida continúa. No hay problema", añadió.

Antes de la final del lunes, todas las estadísticas favorecían al número uno. Federer tiene 15 títulos del Grand Slam y llevaba una serie de 40 partidos sin perder en Flushing Meadows. Además, ganó 33 de sus últimos 34 duelos en torneos de Grand Slam y alcanzó la final en 17 de 18.

Del Potro, en tanto, estaba ante su primer gran final y, algo todavía más importante, había perdido sus anteriores seis enfrentamientos contra Federer. Sin embargo, dio poca relevancia a los números del pasado.

Al final del duelo, los números del suizo fueron nefastos. Once doble faltas y 62 errores no forzados no es una estadística de la que un número uno pueda estar orgulloso.

Pese a ello, Federer se mostró confiado de que la derrota del lunes fue sólo un accidente en su temporada, antes que un signo de las cosas que están por venir.

"Estoy jugando un gran tenis. Tengo confianza y le estoy dando bien a la pelota. Esto no me quita nada de lo que conseguí este año. He tenido una excelente temporada en términos de (torneos de) Grand Slam", remarcó el suizo.

"Además de eso, también recuperé el número uno del mundo. Espero poder defenderlo hasta el final del año", concluyó.

Más noticias de Política y Sociedad