Público
Público

Feijóo reclama una conferencia de presidentes sobre la crisis en otoño

EFE

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado que es "imprescindible" convocar una conferencia de presidentes autonómicos monográfica sobre la crisis y ha apuntado que el otoño es una buena época para celebrarla.

Núñez Feijóo recordó, en una entrevista con EFE, que los presidentes autonómicos se han reunido por temas de "menor trascendencia" y explicó que "no hay en este momento una urgencia mayor que el desmoronamiento del empleo".

"Estamos en el 17,9 por ciento según la EPA y, tal y como va el ritmo, con el otoño que esperamos, creo que podemos superar el 20 por ciento de paro", dijo.

Núñez Feijóo declaró que echa de menos la coordinación del Gobierno central para salir de la crisis y lamentó el tiempo que la financiación ha ocupado en la agenda del Ejecutivo "para mantener su estabilidad parlamentaria".

El presidente gallego, que cumplió esta semana sus primeros cien días al frente del Ejecutivo autonómico, criticó el modelo de financiación pactado, ya que, a su juicio, se ha sustituido un pacto de Estado, que era el acuerdo de financiación por unanimidad de las comunidades, por un "desacuerdo".

"Ese desacuerdo probablemente le valga al Estado para aprobar los presupuestos de 2010 y para asegurarse la presidencia de la UE en el primer semestre de 2010, pero no le vale a las comunidades autónomas para asegurarse una financiación bajo principios básicos de solidaridad", dijo.

Además, el titular de la Xunta lamentó la postura de PSdeG y BNG en el Parlamento gallego en el pleno extraordinario del pasado jueves sobre la negociación de Galicia en el nuevo modelo de financiación, ya que defendieron posturas totalmente opuestas y contradictorias a pesar de gobernar juntos hace escasos meses.

El titular de la Xunta indicó que el nuevo modelo es malo porque Galicia no puede renunciar a la dispersión, al envejecimiento de la población, al 14 por ciento de su censo, que es la emigración, y a perder la posición relativa.

El presidente gallego calificó de "opacidad interesada" las discrepancias sobre las cifras que hay en Galicia, ya que la Xunta señala que a la comunidad le corresponden 654 millones de euros, una cifra con la que no está de acuerdo pero que no puede rechazar, según el titular de la Xunta, mientras que el PSdeG sostiene que el Gobierno concederá 620 millones.

Según Núñez Feijóo, antes del Consejo de Política Fiscal y Financiera el acuerdo ya estaba cerrado con Cataluña, "para favorecer al tripartito catalán" y con Andalucía, y después se invitó al resto a ir a una reunión.

También aludió Núñez Feijóo durante la entrevista a la pretensión del Gobierno de que Galicia devuelva 1.900 millones de euros correspondientes a las liquidaciones de 2008 y 2009, un asunto del que nadie le informó en el traspaso de poderes y que le hicieron llegar tanto el presidente del Gobierno como la vicepresidenta de Economía y Hacienda.

Sobre los 34 millones comprometidos para dispersión, objeto de la polémica entre la Xunta y el PSdeG, Núñez Feijóo indicó que Elena Salgado se comprometió mediante un fax, por lo que sostiene que ese dinero le corresponde a Galicia.

Por otra parte, en cuanto a una eventual fusión de las cajas gallegas, el presidente de la Xunta afirmó que la decisión de la Xunta no será "partidista", sino que tomará una decisión según los intereses de los gallegos y tras estudiar "concienzudamente" sus balances y su situación económica y financiera, así como el tablero en el que en este momentos se mueven las diferentes cajas.

"Conviene hablar poco y trabajar más, porque estas cosas no se improvisan. Me sorprende la facilidad para hacer propuestas de algunos políticos gallegos sin conocer para nada el balance de ninguna entidad financiera", dijo.

Preguntado por las mociones de censura protagonizadas por su partido en los últimos meses en municipios gallegos, el líder del PPdeG afirmó que en Galicia "hay un riesgo adicional en mociones de censura, ya que hay gobiernos bipartitos PSdeG-BNG que perdiendo las elecciones no han dejado gobernar al PP.

"Son partidos que no se entienden y por lo tanto se abandonan", dijo, y recordó su propuesta para que gobierne quien gane.

Más noticias de Política y Sociedad