Público
Público

El Fiscal General turco pide la ilegalización del partido gobernante por contravenir el laicismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Fiscal General del Tribunal Supremo turco pidió hoy la ilegalización del gobernante Partido de la Justicia y del Desarrollo (AKP, islamista moderado) y la inhabilitación del presidente de la República y el primer ministro por contravenir las leyes que consagran al país como Estado laico.

La Fiscalía hizo público el anuncio con el argumento de que el AKP del primer ministro Recep Tayyip Erdogan "se ha convertido en el centro de las actividades contra el laicismo" y sin precisar más detalles, aunque los medios locales vincularon la actuación con la autorización del Gobierno para que las mujeres puedan entrar con velo en las universidades nacionales.

El portavoz del AKP, Dengir Mir Mehmet Firat, salió al paso de esta acusación en una rueda de prensa tras una reunión de urgencia del Comité Central Ejecutivo del partido y dijo que se trata del "mayor ataque contra las conquistas democráticas" de Turquía.

Además de la ilegalización del partido gobernante, el Fiscal General del Supremo, Abdurrahman Yalcinkaya, solicitó al Tribunal Constitucional la inhabilitación política de por vida del presidente de la República, Abdullah Gül, del primer ministro y de otros 69 políticos del AKP.

Este partido fue fundado en 2001, tras desaparecer su antecesor, el Partido de la Virtud, prohibido por sus actividades antilaicas. La nueva formación adoptó una línea mucho más moderada respecto a otros partidos islamistas.

En las últimas elecciones generales de julio de 2007 obtuvo el 46,7 por ciento de los votos, que le dieron una amplia mayoría parlamentaria.

El portavoz del AKP dijo que "las conquistas democráticas de Turquía no pueden ser borradas de un plumazo", y aseguró que los representantes de su partido fueron elegidos democráticamente.

Firat calificó la denuncia del Fiscal General de "gran vergüenza" y afirmó que de esta forma se dañarán las aspiraciones turcas de adherirse a la Unión Europea.

Por su parte, el presidente Gül llamó a los ciudadanos de Turquía a la calma y a que piensen si el país "ganaría algo" de llevarse a cabo la ilegalización del AKP.