Público
Público

Flandes pide a GM que cumpla sus antiguos compromisos sobre planta de Amberes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la región belga de Flandes, Kris Peeters, pidió hoy al responsable del gigante automovilístico estadounidense General Motors (GM) Europa, Nick Reilly, que la empresa cumpla sus antiguos compromisos de producir vehículos todoterreno en la fábrica de Amberes, cuyo futuro está en suspenso.

Esa fábrica dejará de fabricar próximamente el Opel Astra, su único modelo, y GM prometió hace dos años (antes de la grave crisis de la empresa matriz en EEUU y de su anterior plan de vender la filial europea) que ensamblaría en esas instalaciones dos nuevos todoterreno.

Peeters, quien hoy participó junto con Reilly en una reunión de responsables económicos de países con fábricas de GM Europa y varios miembros de la Comisión Europea (CE), declaró a la salida que recordó al ejecutivo el compromiso que hizo en su momento la compañía para esa planta.

Reilly "reaccionó de forma bastante negativa", afirmó el presidente flamenco en unas declaraciones a la prensa, en las que dijo que le insistió en que en su Ejecutivo regional se toma "muy en serio ese compromiso", por lo que espera que haya entendido que no pueden romperlo "a la ligera".

General Motors Europa prevé presentar a finales de esta semana los detalles de su plan de reestructuración al comité de empresa europeo de la compañía.

Según informaciones difundidas en las últimas semanas, GM Europa baraja reducir un 20 por ciento la capacidad de producción europea y recortar entre 9.000 y 10.000 empleos, de los 50.000 que tiene en el continente, con el fin de alcanzar la rentabilidad en 2012.

El Gobierno regional flamenco, que tiene las competencias en cuestiones industriales, ha ofrecido ayudas públicas de hasta 500 millones de euros (750 millones de dólares) si la empresa mantiene la fábrica de Amberes, según publica hoy el diario "De Morgen".

De ese total, 300 millones de euros (450 millones de dólares) serían de apoyo a las inversiones de la alemana Opel en la planta y otros 200 millones de euros (300 millones de dólares) para comprar las instalaciones y posteriormente alquilarlas a largo plazo a la compañía.

Más noticias en Política y Sociedad