Público
Público

El FMI da la cifra a la que esperaba el Gobierno para pedir el rescate

El organismo cifra en 40.000 millones de euros las necesidades de los bancos más débiles para evitar la quiebra del sistema financiero español.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El rescate de la banca española parece estar cada vez más cerca. El Gobierno insistió ayer en que la petición de ayuda a la Unión Europea estaría condicionada a las cifras sobre las necesidades de los bancos que ofrecieran el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los diferentes organismos evaluadores. Pues bien, el primero ya ha puesto sus cifras encima de la mesa. 

Se esperaban para el lunes pero, finalmente, ha sido en la madrugada de este sábado cuando el FMI ha hecho públicos sus datos sobre el sistema financiero español [descargar aquí el informe en inglés]. El informe no hace más que confirmar lo que ya estimaba el mencionado organismo la pasada semana: Las necesidades de recapitalización de los bancos más débiles en España, se sitúan en al menos 40.000 millones de euros.

La publicación del Programa de Evaluación del Sector Financiero (FSSA, en inglés), que advierte de que 'existen aún importantes vulnerabilidades en el sistema', se ha adelantado dos días respecto a la fecha esperada -lunes próximo-, coincidiendo con el fin de semana y el cierre de los mercados. Esa premura no hace más que dar más credibilidad a las informaciones que, ayer mismo, hablaban de que la solicitud de las ayudas por parte del Gobierno podrían formalizarse este mismo sábado.

El informe, coordinado por Ceyla Pazarbasioglu, subdirectora del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI, destaca que 'el núcleo del sector financiero español está bien gestionado y resistiría nuevos choques, pero existen aún importantes vulnerabilidades en el sistema'. Advierte, no obstante, de que las necesidades de capital de los bancos débiles superarán seguramente el cálculo publicado, 'debido a los costos de reestructuración y la reclasificación de préstamos'.

Los 40.000 millones constituyen el cálculo base, al cual se suele aplicar un factor multiplicador de 1,5, 'para tranquilizar a los mercados', según explicó una alta funcionaria del Fondo. De este modo, las necesidades se elevarían hasta los 60.000 millones de euros, según el organismo. En conferencia telefónica tras la publicación del informe, la funcionaria explicó a Efe que el 'escenario adverso' utilizado para los cálculos supone una contracción del PIB en España del 4,1% en 2012 y del 1,6% en 2013.

Los análisis fueron realizados 'en dos visitas', en febrero y abril, en las que se contó con 'datos confidenciales' suministrados por el Banco de España. Las últimas previsiones macroeconómicas para España del Fondo, publicadas en abril, contemplan un crecimiento negativo para 2012 del 1,8 % y un crecimiento positivo de 0,1 % en 2013. El organismo internacional advirtió de que sus cálculos sobre la recapitalización necesaria deben complementarse con las auditorías actualmente en curso a cargo de consultoras privadas y con 'un examen más exhaustivo, banco a banco'. La fuente indicó que a finales de julio o principios de agosto se contará con estimaciones adicionales.

El Fondo ha clasificado los bancos españoles en cuatro tipos: los bancos internacionalmente diversificados; las antiguas cajas de ahorros -ahora bancos comerciales- que han mostrado resistencia a la crisis; las antiguas cajas que han solicitado acceso al FROB; y los bancos comerciales que ahora son administrados por el sector público. Son estos dos últimos tipos los que concentran el conjunto de las necesidades de capital divulgadas hoy.

Acerca de la actuación del marco de supervisión en España, el Fondo lamentó que 'el enfoque gradual aplicado a la adopción de medidas correctivas les permitiera a los bancos débiles continuar operando en detrimento de la estabilidad financiera'. De cara al futuro señala igualmente que 'es necesario mejorar los procesos y el marco de rendición de cuentas para garantizar un cumplimiento eficaz y el ejercicio de las facultades de resolución de bancos'. 'En adelante, será crítico comunicar con claridad la estrategia para crear un mecanismo de apoyo creíble para las deficiencias de capital, que -según lo demuestra la experiencia- es mejor sobreestimar que subestimar', concluye el FMI.