Público
Público

Forenses turcos culpan a España de los errores del Yak

Denuncian que el equipo de Trillo les pidió que asumieran los fallos en las identificaciones. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Traen la verdad en sus maletas', según los familiares de las víctimas del Yak 42. Los forenses Bülent Sam y Omer Müslümanoglu, llegaron anoche a Madrid desde Estambul para apoyar a los familiares de los 62 militares fallecidos en el accidente de Turquía. 'Queremos solidarizarnos con ellos y, si se nos invita a declarar, aportar nuestro testimonio', aseguraron nada más descender del avión.

Su verdad, sin embargo, no cruzará hoy las puertas de la Audiencia Nacional cuando se reanuden las declaraciones en el juicio por los errores en la identificación en el accidente del Yak 42, ocurrido el 26 de mayo de 2003.

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga las identificaciones erróneas de 30 de las 62 víctimas del accidente del Yak-42, que se produjo el 26 de mayo de 2003, aceptó hoy los testimonios de los forenses turcos Bülent Sam y Ömer Müslümanoglu, que realizaron las autopsias en la morgue de Trabzon (Turquía) a la que fueron trasladados los cuerpos de los fallecidos tras el accidente y que se encuentran desde ayer en Madrid.

Tanto el fiscal como las acusaciones habían solicitado su declaración, pero el juez había desestimado esta posibilidad. Los familiares que recibieron anoche a los dos forenses eran pesimistas. La posibilidad real de que puedan declarar 'apenas es de cero entre mil', admitía uno de ellos.

La decisión fue recibida con aplausos por parte de las familias de las víctimas, lo que les valió el reproche del presidente de la Sala, Javier Gómez Bermúdez, que les pidió que se mantuvieran en silencio. 'Entiendo los sentimientos pero hay otras personas están sufriendo otra parte del proceso', les dijo.

Su testimonio, sin embargo, resulta clave para los familiares. 'Son nuestra última esperanza', reconocía Granada Ripollés, hermana de un comandante fallecido en el siniestro. Estos dos funcionarios turcos trabajaron sobre el terreno en la identificación de los restos de las víctimas del Yak 42 y defienden el rigor con el que realizaron sus análisis. 'No cometimos ningún error, hicimos bien nuestro trabajo', asegura Müslümanoglu.

Este forense denunció ayer que las autoridades españolas sabían que había 30 víctimas pendientes de que se confirmara su identidad cuando fueron repatriadas. La responsabilidad, a su juicio, es únicamente de las autoridades españolas que operaban sobre el terreno del accidente. 'Entregamos 30 cadáveres sin identificar porque se los quisieron llevar así. Nos dijeron que ellos asumían la responsabilidad de identificar esos cuerpos', recuerda este funcionario.

Quienes les trasladaron esa exigencia fueron las autoridades españolas, el Ministerio de Defensa dirigido por Federico Trillo y representado en el lugar del accidente por el general Navarro, que asegura que firmó el acta de recepción de los restos sin conocer su contenido porque estaba en turco, según aseguró en el juicio. Un año después, los forenses turcos conocieron la cadena de errores que ha sentado ahora a tres militares en el banquillo.

Los dos técnicos se exculpan de los errores en la identificación de las víctimas. 'No fuimos nosotros, todo ocurrió después de que hiciéramos nuestro trabajo', defiende Sam. Ambos admiten, además, que recibieron presiones por parte de las autoridades españolas para cargar con la responsabilidad de los errores. 'No nos dijeron que teníamos que asumir los errores a nosotros, pero sí a nuestros jefes', afirma sin aclarar quién ejerció esa presión.

'Quien hizo algo por nuestros muertos y por nosotros fueron ellos. Si alguien puede decir la verdad, son ellos', asegura Miguel Angel Sencianes, hermano de un sargento fallecido en el accidente de Turquía y presidente de la asociación que agrupa a las familias de los militares del Yak 42. 'Queremos que nuestros 62 vean esa verdad y esa declaración durante el juicio', explica Sencianes.

Esta palabra, verdad, fue la más empleada anoche por los familiares de las víctimas. 'Han venido por sus propia iniciativa. Saben que el general Navarro está diciendo mentiras y quieren pedir al juez que les escuche. Si no accede, el juicio no va a estar completo', denunciaba anoche Ripollés.

La vista por las identificaciones erróneas del Yak-42 se reanuda hoy con los testimonios de los forenses de Trabzon Mustafá Gündüz y Bülent Sabrán, que participaron en las labores de recogida y reconocimiento de los cadáveres.

Fuentes jurídicas señalaron que previsiblemente sólo declarará Gündüz a través de una conexión por videoconferencia. La vista oral se aplazó el pasado 31 de marzo porque problemas técnicos impidieron declarar a estos testigos.

Más noticias en Política y Sociedad