Público
Público

Francia se despeja el camino a semifinales a costa de España y Dinamarca pide paso

EFE

La selección francesa, vigente campeona de Europa, dio un paso de gigante hacia las semifinales, tras imponerse por 27-28 a España, en una jornada en la Dinamarca presentó su candidatura al título con su contundente triunfo sobre Croacia (20-30).

Francia, único equipo que suma sus encuentros por victorias en el torneo, se benefició de los múltiples errores en la segunda mitad de de la selección española, que llegó a desperdiciar con un hombre más un último balón para poder empatar.

Un mal pase del extremo Roberto García sepultó las esperanzas españolas, que tras este resultado necesita ganar sus dos próximos encuentros ante Suecia e Islandia, y esperar algún que otro tropiezo de sus rivales, para repetir como hace dos año su presencia en la final.

Final con la que sueña hoy con más fuerza la selección danesa, bronce en los tres últimos Campeonatos de Europa, tras la contundente victoria (20-30) que logró sobre Croacia, vigente campeón olímpica, a la que dejó en unos pobres nueve goles en la primera mitad.

Circunstancia en la que tuvo un decisivo papel el portero danés del Barcelona Kasper Hvidt, que concluyó la primera parte con un cincuenta por ciento de paradas, porcentaje que se redujo a un cuarenta y seis por ciento tras la disputa de la segunda mitad.

Paradas y más paradas que acabaron por desesperar a los croatas que no encontraban la forma de penetrar la meta danesa, como demuestran los tan sólo tres goles de Balic, de nueve lanzamientos, los dos de Lackovic, de siete disparos, o los cuatro de Metlicic, de otro lanzamientos.

Triunfo que coloca a Dinamarca a tan sólo un punto del Grupo I, Noruega, que hoy empató 24-24 con Polonia, en un partido en el que polacos y noruegos desperdiciaron en el último minuto sendas oportunidades para marcar.

Primero fue el "cañonero" polaco Karol Bielecki, autor de siete goles, quien desperdició un disparo que hubiera permitido a Polonia ganar, y luego fue Noruega, quien en una mala combinación ofensiva, desperdició un último balón que les hubiera puesto con pie y medio en las semifinales.

Ronda que tiene muy difícil de alcanzar Eslovenia, pese a su triunfo (31-29) sobre Montenegro, en un choque en el que el jugador del Ciudad Real Ales Pajovic fue la gran estrella con nueve tantos, que sirven para que los eslovenos, subcampeones en 2004, no se despidan todavía de la competición.

Más noticias de Política y Sociedad