Público
Público

Francotiradores disparan uno de los vehículos de la ONU

Seis vehículos de la organización partieron hacia Ghuta acompañados de un coche de las fuerzas de seguridad y una ambulancia.

REUTERS

La ONU ha anunciado que varios disparos de francotiradores no identificados han dañado uno de los seis vehículos de la ONU que iban a investigar el ataque con un gas venenoso en las afueras de Damasco. 'El primer vehículo del Equipo de Investigación de Armas Químicas fue disparado deliberadamente varias veces', ha señalado un portavoz de las Naciones Unidas. El equipo ha vuelto a la zona de control del Gobierno y regresará al trabajo cuando el coche dañado sea sustituido por otro. 'Hay que hacer hincapié una vez más en que todas las partes deben ampliar su cooperación para que el equipo pueda realizar con seguridad su importante labor', ha remarcado.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Charles Timothy 'Chuck' Hagel ha afirmado que 'cualquier acción de EEUU en Siria será tomada en conjunto 'con la comunidad internacional'. Por otra parte, el primer ministro británico, David Cameron, acortará sus vacaciones de verano y regresará mañana a Downing Street, su despacho y residencia oficial, ante la escalada de la crisis en Siria, informa Efe. El jefe del Ejecutivo y su familia han estado disfrutando de unos días de descanso estival en el condado de Cornualles, al suroeste de Inglaterra.

Está previsto que Cameron presida esta semana, 'probablemente el miércoles', una reunión del Consejo Nacional de Seguridad -formado por ministros y que supervisa todos los aspectos de la seguridad del país- para estudiar cuáles son las opciones que baraja Londres ante la crisis, según dijo el mismo portavoz oficial.

El equipo de expertos en armas químicas, que llevaban los chalecos azules de la ONU, iban acompañados por las fuerzas de seguridad y una ambulancia. Dijeron que se dirigían a una zona en las afueras de Damasco en manos de los rebeldes conocida como Ghuta oriental, donde cohetes cargados con gas venenoso causaron la muerte de cientos de personas el miércoles pasado, según organizaciones humanitarias.

Siria aceptó el domingo permitir que los inspectores visitaran el lugar. Pero Estados Unidos y sus aliados dicen que las pruebas probablemente habrán sido destruidas por los intensos bombardeos del Gobierno en la zona en los últimos cinco días. Washington dijo que la oferta para permitir el acceso llega demasiado tarde.

El presidente Bashar el Asad, que combate una revuelta de dos años y medio, dijo que las acusaciones de que sus fuerzas utilizaron armas químicas tenían motivaciones políticas y advirtió a Estados Unidos contra una intervención en su país. '¿Algún Estado usaría químicos o cualquier otra arma de destrucción masiva en un lugar donde se concentran sus propias fuerzas? Eso iría en contra de la lógica elemental. Así que las acusaciones de este tipo son totalmente políticas', dijo al diario ruso Izvestia en una entrevista. 'El fracaso le espera a Estados Unidos, como en todas las guerras anteriores que ha desatado, empezando con Vietnam hasta el día de hoy', agregó.

La ONU dijo que Damasco aceptó un alto el fuego mientras los expertos se encuentran en el lugar para las inspecciones. Activistas en Ghuta dijeron que los rebeldes también habían acordado detener las operaciones y varias brigadas ofrecerían protección al equipo de la ONU.

Pero mientras un activista hablaba con Reuters vía Skype, el sonido de la explosión de granadas de mortero se podía oír en la distancia, enfatizando los peligros y dificultades que los inspectores pueden afrontar cuando tratan de investigar.

Más noticias