Público
Público

Frieron 100 docenas de huevos para una fiesta cerca de las ruinas de un monasterio del siglo XII

EFE

Los vecinos de Mosteiro, en la parroquia de Lobás (O Carballiño), frieron hoy cien docenas de huevos y 60 kilogramos de patatas para la Fiesta del Huevo Frito, celebrada por segundo año consecutivo cerca de las ruinas de un monasterio femenino del siglo XII, cuya rehabilitación quieren impulsar.

La encargada de reunir los huevos fue este año Emilia Valeiras que cría en su casa una treintena de gallinas y hace un mes que empezó a guardar las puestas de sus aves y las de su suegra y consuegra para la fiesta, según explicó hoy a Efe.

Valeiras, que también en "pulpeira" y coció hoy 90 kilogramos de pulpo, consiguió los 60 kilogramos de patatas "de casa" que ayer por la mañana empezaron a pelar entre varios vecinos para que hoy pudiesen acompañar, en un plato, a los huevos fritos, un chorizo de un charcutero local y un trozo de pan de Cea.

Uno de los impulsores de la fiesta, José Muleiro, explicó a Efe que la Fiesta de los Huevos Fritos, única en Galicia y según su información en España, fue creada por la asociación Orden de los Caballeros de Mosteiro para promocionar el pueblo y toda su riqueza patrimonial.

Otro de los socios Caballero, el artista de Cangas de Morrazo Camilo Camaño, se refirió al monasterio e iglesia románicos, al castro cercano cuya muralla exterior tiene varios metros de grosor, a varias surgencias de aguas termales y una fuente romana, entre otras.

Los asistentes a la fiesta comenzaron a comer a las 14:00 horas en la "aira" del pueblo -espacio comunitario destinado en parte a los hórreos- e hicieron cola ante la sartén donde se iban friendo los huevos por pares.

En relación a la rehabilitación del monasterio románico, motivo de la fiesta, el alcalde de O Carballiño, Carlos Montes, explicó a Efe que el arquitecto municipal y otros dos están trabajando conjuntamente en la redacción del proyecto que, previsiblemente, estará concluido este año 2008.

La intención es optar a la partida presupuestaria del 1% cultural, en la sección destinada a monasterios declarados Bien de Interés Cultural (BIC), compartida por los ministerios de Fomento y Cultura para conseguir una inversión de medio millón de euros que permita rehabilitar las ruinas para tener un pequeño auditorio en la iglesia y un centro de interpretación de la cultura de la comarca, en el recinto del monasterio.

Más noticias de Política y Sociedad