Público
Público

El fuego de 'Pasionaria' arde aún en el PCE

El partido homenajea a su mito a los 20 años de su muerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miguel Hernández la llamó fuego en 1937, cuando las bombas, la muerte, la represión y la intransigencia se comían a España por los cuatro costados. Pero ella, Dolores Ibárruri, Pasionaria, con 'su voz incandescente', sus dedos y uñas 'como carbones', que dijo el poeta, resistió en la Guerra Civil. Y con ella la España republicana, hasta 1939. Luego se instaló la noche, la dictadura.

Pasionaria sólo regresó a España cuando volvió la libertad. Asistió a la legalización de su partido, el Partido Comunista de España, también a su posterior despedazamiento interno. Y murió el 12 de noviembre de 1989, con casi 94 años. Hacía ayer dos décadas. Pero, como proclamaron sus compañeros y amigos, congregados para rendirle homenaje a los pies de su tumba, en el cementerio civil de la Almudena de Madrid, el fuego verdadero no muere. Está 'vivo' y alumbra aún a sus herederos.

Dolores, la mujer icono del antifranquismo, ha 'enseñado mucho' al PCE, reivindicó José Luis Centella, que ayer se estrenó en su primer acto público tras su elección como secretario general de los comunistas el pasado domingo. Enseñó lucha, compromiso, como 'tantos que dieron su vida por la democracia'. También 'ternura, coherencia, cariño'.

Nadie trazó imágenes negras. No lo hizo Centella, ni su compañera de la cúpula del PCE Maite Mola, que mostró la inmensa actualidad del No pasarán 'Os llamo a la lucha, para combatir y aplastar el capitalismo. ¡Viva el comunismo! ¡No pasarán!', gritó. Ni Javier Moreno, del Foro por la Memoria. Quizá por algo que advirtió este último, porque en los últimos días, al calor del XVIII Congreso del PCE, han sonado los 'tambores del anticomunismo' en varios medios de comunicación.

'Les ha indignado que no hayamos pedido perdón recalcó orgulloso Centella. ¿Por qué tiene que pedir perdón Dolores? ¿Por haber defendido a los trabajadores, haber defendido la verdad, la justicia y la libertad, haber defendido el ideal más bonito? No tiene que pedir perdón'.

Que lo hagan, agregó, los que 'han masacrado al pueblo', los que 'se han enriquecido y siguen enriqueciéndose en esta seudodemocracia', los que fueron 'fascistas' y ahora visten 'la chaqueta de demócratas'. 'No hemos hecho nada en este país de lo que tengamos que avergonzarnos'. Sólo al final Centella admitió que los comunistas cometieron en todo el mundo 'algunos errores'.

El homenaje caminó del pasado al futuro. Si las ideas 'son fuertes', insistió el líder, si el PCE 'está vivo', pervivirá 'la posibilidad de construir el socialismo' y de devolver al partido el 'esplendor' de los años de Pasionaria y de Pepe Díaz, el secretario general en la Segunda República.

Dolores recibió rosas rojas, la bandera tricolor y la del PCE, el respeto de los jóvenes y de viejos camaradas como Concha Carretero, encarcelada en 1939 con las Trece Rosas. Algo menos de un centenar de personas que ayer oyó crepitar otra vez el fuego que describía el poeta, el fuego invisible de Pasionaria.

Más noticias en Política y Sociedad