Público
Público

El fuerte calor preocupa a los equipos y puede cambiar las tácticas en la carrera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El fuerte calor reinante en Melbourne -hoy se alcanzaron los 39 grados centígrados- preocupa a las escuderías que a partir de mañana competirán en un nuevo campeonato del mundo de Fórmula Uno, porque en las pruebas invernales las temperaturas fueron sensiblemente inferiores.

Fernando Alonso ya ha avisado de los peligros: "Con la pista caliente es diferente cuando se dan muchas vueltas. El deterioro de los neumáticos es más grande que en las pruebas invernales, pero vamos a ver, tenemos los mismos neumáticos que el año pasado, que no hacía tanto calor, y no sabemos cómo se comportarán este año".

El pasado año la temperatura ambiente cuando se disputó la carrera era de 21 grados, 18 menos de los registrados hoy, y en la pista de 33, 13 menos, mientras que para el domingo se esperan unos registros similares a los de hoy, 39 grados, a la hora de la carrera.

El pasado año el vencedor, el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), realizó dos paradas en el transcurso de la carrera, la primera en la vuelta 19 y la segunda en la 42 de las 58 de que constaba la carrera.

El cambio de reglamento de este año, que no permite repostar después de la tercera y última sesión de clasificación, acortada a 10 minutos, obligará a todos los equipos a adelantar su primera parada, que se realizará aproximadamente en la décima vuelta, la mitad del año pasado, y se aprovechará esta primera parte de la carrera para utilizar los neumáticos blandos ya que los coches llevan menos peso, son pocas vueltas y se deteriorarán rápidamente por el calor.

La mayoría de los equipos podrían decidirse por una táctica de tres paradas en vez de las dos habituales, porque escogiendo la primera los coches cargarían menos gasolina y deteriorarían menos los neumáticos, lo que les obligaría a hacer la segunda y tercera parada entre los giros 25-28 y 40-45, con una cierta flexibilidad de acuerdo a como se desarrolle la carrera.

Una vez más, en este circuito, los Ferrari pueden verse beneficiados en el aspecto de los neumáticos, debido sobre todo a su gran experiencia con los Bridgestone, que desde el año pasado son los suministradores únicos y muchos equipos, entre ellos Renault, tuvieron muchos problemas para hacerlos trabajar de forma correcta.

Pero no sólo preocupa en los equipos el deterioro de los neumáticos por el calor, sino también el comportamiento de los motores y cajas de cambios.

Para tratar de mitigar los efectos del calor muchos coches utilizarán la configuración de la próxima semana en Malasia, con más aberturas en la carrocería para facilitar la ventilación, lo que también entraña a veces, como le ocurrió el año pasado a Ferrari en Malasia, que la aerodinámica no trabaja de la forma adecuada y el coche pierde en rendimiento.