Público
Público

Las fuerzas seguridad de Guinea Bissau matan al ex ministro de Defensa por un intento de golpe estado

Previamente había sido asesinado uno de los candidatos a la presidencia del país, vinculado con esta muerte

PÚBLICO.ES/EFE

Las fuerzas de seguridad de Guinea Bissau mataron este viernes al ex ministro de Defensa Helder Proenca y le acusaron de intentar dar un golpe de Estado, informaron los medios oficiales, que citaron al Ministerio del Interior.

La muerte de Proenca se produce horas después de que Baciro Davo, uno de los candidatos a la Presidencia del país para las elecciones del 28 de junio, y al que el Ministerio del Interior también implica en el supuesto golpe, fuera asesinado de varios disparos.

Emisoras regionales captadas en Dakar precisaron que Proença, su guardaespaldas y el conductor de su vehículo resultaron muertos por disparos de agentes de seguridad cuando circulaban por el norte del país.

Los tres cuerpos fueron posteriormente trasladados al depósito de cadáveres de un hospital de Bissau.

El departamento de Interior de Bissau vinculó esta muerte con el asesinato de Dabo, ocurrido horas antes en Bissau, llevado a cabo por "hombres armados no identificados" que entraron en su casa a primeras horas de hoy y le dispararon varias veces.

La radio pública ha señalado que el aspirante a presidente fue asesinado por "hombres armados no identificados", que entraron en su casa a primeras horas de hoy y le dispararon varias veces.

La radio privada senegalesa RFM ha informado, por su parte, de que Davo fue hasta hace poco ministro de Administración Territorial del Gobierno encabezado por el actual primer ministro, Carlos Gomes Junior, del que dimitió para presentarse a las elecciones.

También ha indicado la emisora que Dabo estaba muy próximo políticamente al anterior presidente, Joao Bernardo "Nino" Vieira, asesinado por militares el pasado 2 de marzo.

Las elecciones presidenciales se convocaron en Guinea Bissau tras los asesinatos, a principios del pasado marzo, del presidente, Vieira y el jefe de las Fuerzas Amadas, general Tagme Na Wai, que colocaron al país, uno de los más inestables y pobres de África occidental, en una situación crítica.

Víctima de un atentado con bomba que derribó parcialmente la sede del Estado Mayor, el general Tagme Na Wai murió el 1 de marzo por la noche, mientras que Vieira fue asesinado la madrugada del día siguiente por un grupo de militares que lo tirotearon cuando intentaba huir de la residencia presidencial en Bissau.

Comentaristas políticos locales señalaron en su día que los dos asesinatos fueron consecuencia de la profunda rivalidad entre Vieira y Tagme Na Wai, que en los meses anteriores habían mantenido unas relaciones muy tensas y denunciado mutuamente intentos de atentado.

Aunque debían haberse celebrado antes de cumplirse 60 días de la muerte del presidente, los comicios se retrasaron hasta el 28 de junio debido a la falta de medios del país para organizar unas elecciones en ese plazo.

El jefe de la Asamblea Nacional en el momento de la muerte de Vieira, Reimundo Pereira, asumió la Presidencia del país, de acuerdo con la Constitución, mientras al frente del Gobierno siguió como primer ministro Gomes Junior.

Organismos de Naciones Unidas han afirmado que Guinea Bissau se ha convertido en centro de paso de la droga desde Suramérica hacia Europa y asegurado que en esta actividad están implicados militares y altos cargos políticos, por lo que han manifestado su temor de que el país quede controlado por los narcotraficantes.

El presidente Vieira ocupó durante casi 23 años el poder en Guinea Bissau, que recuperó en 2005 tras ganar las elecciones poco después de regresar de seis años de exilio en Portugal.

Dos años de guerra civil y un golpe de estado militar protagonizado por el entonces jefe del estado mayor, el ya fallecido general Ansoumana Mane, habían alejado a Vieira de la presidencia en 1999.

Desde su independencia de Portugal, en 1974, Guinea Bissau ha sufrido una serie de golpes de estado y enfrentamientos entre facciones rivales del Ejército.

Más noticias de Política y Sociedad