Estás leyendo: Gasol atrapa su sueño

Público
Público

Gasol atrapa su sueño

El ala-pívot español rubrica su extraordinario palmarés con el anillo de campeón de la NBA. Los Ángeles Lakers consigue su 15º título al derrotar a Orlando Magic en el quinto partido de la serie final (4-1

ALBERTO CABELLO

De izquierda a derecha, Phil Jackson, Pau Gasol y BillRussell. Detrás del tablao en el que los Lakers celebraban su triunfo, los tres personajes mantuvieron un corto diálogo. A distancia daba la impresión de que el técnico de los californianos hacía las presentaciones entre el mítico pívot de los Celtics y el español. Con estas leyendas del baloncesto se codea ya el gigante de Sant Boi. Ese trío suma 22 anillos de campeón de la NBA. Pau alcanzó el domingo por la noche la pared que le quedaba pendiente por coronar en su carrera.

La franquicia de Los Ángeles celebró su 15º título al vencer en el quinto partido de la final a Orlando (86-99). Pau se llevó las manos a la cabeza nada más terminar el partido. Había cumplido el sueño que perseguía desde que subió las escaleras del Madison Square Garden cuando David Stern pronunció su nombre en el draft de 2001. "Siento una felicidad abrumadora. Es una situación única. Es difícil de describir, es muy difícil de conseguir esto. Te das cuenta de lo que has tenido que trabajar para llegar aquí", decía.

El español completa así un palmarés excepcional a nivel individual y colectivo: títulos en la ACB y en la NBA, oro en dos Mundiales, plata en unos Juegos Olímpicos y en dos Eurobaskets, rookie del año, dos veces All Stars, MVP de un Mundobasket. "Es algo increíble lo que estoy viviendo. Me he acordado de los míos y de los que no están. Mi familia se ha sacrificado mucho por mí", reconocía emocionado.

Phil Jackson ha estado apretando a Gasol desde la pretemporada, casi desde los últimos segundos del sexto partido de la final de 2008 ante los Celtics. "No puedo recordar que le haya gritado tanto a alguien como a Pau este año. Ha trabajado con él, le ha picado, le ha estado desafiando para que sea mejor jugador, un defensor más duro, un reboteador notable", reconoce el asistente de los Lakers, Kurt Rambis. "Había sido frustrante la manera en que perdimos en 2008 ante los Celtics y cómo se me criticó por mi juego en esa serie", recordaba el domingo Gasol.

En la parte final de un entrenamiento de principios de junio, Jackson organizó un par de ejercicios de tiros entre sus hombres altos. En el primero, dos pívots luchaban por la posición dentro de la zona. Luego lanzaban a unos pasos de la línea de tres puntos. "Vamos, a Pau le gusta este más, no le va mucho el contacto", ironizó el entrenador. Agujas donde más duelen. Así son las estrategias motivadoras del maestro zen.

Los reproches se han tornado en alabanzas. Más allá del papel de Kobe Bryant, una de las claves de la final ha estado en la extraordinaria defensa de Pau sobre Dwight Howard. La ESPN ha contabilizado 38 unos contra uno en los que la mole de los Magic ha intentado anotar ante la defensa de Pau Gasol. No tuvo éxito en ninguno de ellos. Las estadísticas no dejan lugar a dudas. El español ha minimizado la aportación de Howard.

Mientras que en la final de conferencia ante Cleveland promedió 25.8 puntos con un 65% de acierto, ante los Lakers su aportación se ha visto reducida a 15.4 puntos y el 48% de puntería.

"Todos los compañeros me ayudaron, pero creo que no dejé ninguna duda, que hice mi trabajo y la sensación que ahora tengo es simplemente maravillosa, única", dice Pau, quien, no en vano, ya es historia del baloncesto: el primer español en ganar el anillo. de la NBA.

Más noticias de Política y Sociedad