Público
Público

El gasto en recetas desborda la inversión sanitaria

Un informe señala que España destina menos presupuesto a la sanidad que la media europea

V. P.

Uno de cada cuatro euros del dinero que las comunidades autónomas (competentes en esta materia) destinan a la sanidad pública se destina a pagar los medicamentos. Y la proporción va en aumento, según denunció ayer la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP). La presidenta de esta entidad, Carmen Ortiz, destacó, por ejemplo, que mientras el gasto en recetas ha aumentado un 6% en el último año, los presupuestos que las comunidades autónomas destinan a la sanidad han crecido este año una media del 2,9% respecto a 2008.

Este es uno de los principales argumentos que la agrupación, con presencia en todo el Estado, utilizó ayer para denunciar que el Sistema Nacional de Salud, pese a ser reconocido internacionalmente como uno de los mejores del mundo, está perdiendo calidad, sobre todo con el telón de fondo actual de la crisis económica. Para la Federación, si bien los problemas "son antiguos", las transferencias de las competencias en materia de sanidad a las comunidades autónomas "han agudizado" las diferencias.

Los responsables de la FADSP hicieron ayer hincapié en que el gasto público en medicamentos genéricos (aquellos que se venden como principios activos, sin que la empresa farmacéutica promocione su marca) es muy inferior al que se destina en los países de nuestro entorno. Mientras en España los genéricos sólo representan un 9,2% del gasto farmacéutico total, en Reino Unido el porcentaje asciende al 25% y en Alemania, al 30%.

España destina menos presupuesto a la sanidad que la media europea, según un informe de la FADSP tomando los últimos datos del instituto europeo de estadística (Eurostat año 2007).

Así, mientras las comunidades autónomas dedican de media un 38,8% de su presupuesto a la sanidad pública, la Unión Europea (UE) destina de media un 46,1%. Lo mismo pasa si se tiene en cuenta qué representa esta partida en relación al Producto Interior Bruto (PIB): el gasto sanitario español representó en el año 2007 el 5,7% del PIB, frente al 6,6% de la UE. A ello hay que sumarle la creciente brecha entre comunidades: el País Valenciano ha invertido este año en sanidad 1.125 euros por persona; en cambio, el País Vasco, 1.595. Esta tendencia va en aumento, según denunció la FADSP. Ello repercute, remarcó su presidenta, Carmen Ortiz, en un peor servicio al ciudadano. Para Ortiz, la atención primaria, puerta de entrada al Sistema Nacional de Salud, se está "desmantelando", sobre todo por la falta de personal. Una prueba de ello es que en los últimos años se han extendido las listas de espera también para acudir a una cita con el médico de cabecera, explicó.

Otro de los factores que la federación viene denunciando desde hace años es el proceso privatizador de los hospitales españoles, de los centros de especialidades e incluso de áreas sanitarias completas que se están ejecutando sobre todo en las comunidades autónomas de Madrid y el País Valenciano. Todo ello ayudaría a empeorar la calidad de la atención médica. "Corren malos tiempos para la sanidad pública", concluyó Ortiz.

La presidenta de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Carmen Ortiz, pidió ayer al Gobierno que la píldora poscoital sea administrada de manera “gratuita y con previa prescripción médica”. El Gobierno ha anunciado que a partir del mes de agosto se podrá comprar sin receta a un precio de 19 euros. Ortiz instó además a los ministerios de Sanidad e Igualdad a acometer “sin falta” medidas informativas “sobre métodos anticonceptivos seguros que eviten que el número de abortos siga aumentando”. También pidió la creación de un registro de objetores dentro de la profesión médica.

Más noticias de Política y Sociedad