Público
Público

General Motors podría anunciar su quiebra el próximo lunes

EFE

El presidente de General Motors (GM), Fritz Henderson, celebrará una conferencia de prensa el próximo lunes en Nueva York, en la que previsiblemente anunciará que el fabricante de automóviles se declara en quiebra.

La empresa dijo a través de un comunicado que la reunión con los periodistas se hará alrededor del medio día y que hasta la mañana del lunes no se conocerán más detalles sobre el evento.

Aunque GM tiene su sede en Detroit, el Tribunal de Quiebras en donde la compañía deberá presentar su solicitud de suspensión de pagos está en Nueva York.

El tercer fabricante estadounidense de automóviles, Chrysler, en quiebra desde el 30 de abril, presentó su declaración en el mismo Tribunal de Quiebras de Nueva York.

Hoy, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo durante una rueda de prensa que el proceso de Chrysler frente ese tribunal neoyorquino es un "ejemplo esperanzador" para General Motors.

El Gobierno y los directivos de Chrysler esperan que la venta del fabricante a Fiat se complete en las próximas horas y que la nueva empresa salga de la quiebra inmediatamente después.

La quiebra de General Motors es prácticamente inevitable a pesar de que hoy la compañía y el sindicato United Auto Workers (UAW) anunciaron que sus trabajadores han ratificado modificaciones al convenio colectivo que garantizan significantes reducciones de los costes laborales de GM.

GM dijo que las nuevas concesiones "permitirán a la empresa eliminar la diferencia entre salarios y prestaciones" que tiene con sus competidores.

Ese era uno de los requisitos impuestos por Washington para seguir proporcionando ayuda financiera a GM, que desde diciembre ha recibido 19.400 millones de dólares en préstamos públicos para seguir operando.

Sin embargo, General Motors no ha conseguido que el suficiente número de acreedores acordasen reestructurar su deuda no asegurada, valorada en 27.200 millones de dólares.

El Departamento del Tesoro ofreció en principio cancelar al menos un 90 por ciento de la deuda a cambio de un 10 por ciento del accionariado de la nueva GM.

Tras el rechazo de los accionistas, el Tesoro mejoró la oferta para ofrecer hasta un 25 por ciento del accionariado a cambio de eliminar el 90 por ciento de la deuda no asegurada.

GM dijo el jueves que la nueva oferta fue aceptada por acreedores que representan un 20 por ciento de la deuda, una cifra aún insuficiente de acuerdo a los requisitos del Tesoro.

Más noticias de Política y Sociedad