Público
Público

El Gobierno de Cuba mantiene silencio y los disidentes repudian el cese de sanciones de la UE

EFE

El Gobierno de Cuba mantiene silencio hoy sobre el levantamiento definitivo de las medidas diplomáticas de la Unión Europea (UE) contra la isla, mientras portavoces de la disidencia repudian esa decisión y critican a España por promoverla.

Los diarios oficiales Granma y Juventud Rebelde registran hoy, sin hacer valoraciones, la resolución adoptada el jueves por los ministros de la UE sobre lo que llaman "injustas medidas", impuestas en 2003 tras la condena a 75 disidentes a penas de hasta 28 años de cárcel en juicios sumarísimos.

Ambos publican la noticia fechada en Bruselas, con idéntica redacción y en páginas interiores, mientras que la televisión estatal informó brevemente de la resolución y recogió la reacción contraria de Estados Unidos.

El texto de los diarios anota que las medidas fueron aprobadas "bajo el pretexto del arresto, por parte de Cuba, de 75 contrarrevolucionarios, pagados y avalados por el Gobierno de Estados Unidos para subvertir el orden político, económico y social de la isla".

Recuerda la prensa cubana que las sanciones incluían limitar las visitas gubernamentales de países de la UE a la isla, reducir la participación europea en eventos culturales en Cuba e "invitar a los contrarrevolucionarios a las recepciones" en las embajadas comunitarias.

En cambio, portavoces de la disidencia reaccionaron con fuertes críticas a la decisión de la UE, arguyendo que las causas por las que se aprobaron las medidas en 2003 no han variado y siguen en prisión 55 de los 75 condenados.

Además, culparon al Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero de haber impulsado una decisión con la que, según dijeron, "España ha puesto en riesgo su prestigio" y puede sufrir un alto costo político si el levantamiento de las medidas no es correspondido por La Habana.

"Mientras (el ministro de Exteriores, Miguel Ángel) Moratinos festeja su nuevo triunfo diplomático, deseamos al Gobierno de España éxitos también en lograr la inmediata e incondicional liberación de nuestros prisioneros y el progreso de los derechos en Cuba", indica la opositora Miriam Leiva en un artículo divulgado hoy.

"Cuentas claras y resultados realmente tangibles, que somos seres humanos", agrega esta fundadora de las Damas de Blanco, integrada por familiares de los 75.

Además, señala que Moratinos "convirtió levantar las sanciones en cuestión personal a ultranza" y acusa a España y a los representantes de la UE en Cuba de ignorar a la disidencia.

"¿Del Gobierno de (José Luis) Rodríguez Zapatero qué se puede esperar? No se puede esperar nada", declaró a Efe Vladimiro Roca, del grupo Todos Unidos, poco después de conocerse la noticia.

"Para nosotros no cambia nada. Vamos a seguir luchando por los cambios hacia la democracia. Esto es lo que ya sabemos: que no podemos contar con algunos países de la Unión Europea", agregó.

Zapatero explicó hoy en Bruselas que "los pasos que se han dado y la tarea" de la diplomacia española "han sido positivos", y expresó su confianza en que "también lo sean los pasos por parte de Cuba".

Analistas consultados por Efe en la Habana indicaron que la UE colocó ahora la pelota "en la cancha cubana".

"El punto de mayor fricción con Cuba, que era éste, ya ha desaparecido de la ecuación. En este momento los Estados miembros (de la UE) interpretan que la pelota está en la cancha cubana y ahora a Cuba le toca apoyar a todos los que han hecho un esfuerzo para convencer a sus socios", dijo un observador.

"Esto no se puede ver como un 'quid pro quo' (algo a cambio de algo)", pero "tanto el Gobierno de España como el de Raúl Castro se juegan mucho en términos de credibilidad en la UE", añadió.

Otro analista consideró importante ver qué opina La Habana "de que de aquí a un año se evalúe el impacto del levantamiento de las medidas".

Para un observador americano, ahora hay que ver cómo responderá La Habana al levantamiento de unas sanciones que eran ofensivas para el "parámetro moral" del Gobierno de Cuba, aunque "en términos de estabilidad local, la liberación de los 55 no levanta ninguna ola social".

La evaluación de los resultados de la decisión se producirá el año próximo, cuando presidirá la UE la República Checa, uno de los países más reacios a levantar las medidas y que actualmente no tiene contacto político con la cancillería cubana.

Más noticias de Política y Sociedad