Público
Público

El Gobierno destinará 3.000 millones para avalar a pequeñas empresas y autónomos

El objetivo es aliviar la situación de estos sectores y dar un impulso al crédito comercial

MIGUEL ÁNGEL MARFULL

El presidente del Gobierno anunció ayer que el próximo Consejo de Ministros aprobará una nueva línea de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO), dotada con 3.000 millones de euros, "destinada a aliviar la situación de las pequeñas y medianas empresas y los ayuntamientos". La iniciativa, enmarcada en el plan global de lucha contra la crisis, trata de facilitar que las corporaciones municipales puedan pagar "rápidamente" a sus proveedores, como explicó, posteriormente, el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Pedro Castro.

El Ministerio de Economía y Hacienda venía trabajando en los últimos meses en una solución para la deuda municipal. Barajó varias opciones, como dar directamente préstamos a las entidades locales para pagar a las pymes; aunque la alternativa que siempre se vio más viable era la de establecer un sistema de avales, como explicó Público.

Este nuevo aval público "garantizará", según Zapatero, el "oportuno cobro de facturas endosadas por las pymes a los ayuntamientos por obras y servicios locales". El jefe del Ejecutivo remarcó que la iniciativa "garantizará el pronto pago del 100% del importe" de estos compromisosde pago.

En concreto, la medida que se aprobará este viernes, la primera contra la crisis desde el cambio de Gobierno hace diez días (entre otros, del responsable del Ministerio de Economía, Pedro Solbes, por Elena Salgado), permitirá que las pymes y los autónomos puedan acudir a las entidades financieras, con el fin de que éstas les faciliten liquidez en base a esa deuda avalada. Hasta hace unos meses, las empresas obtenían financiación de las entidades con el respaldo de los pagarés de los ayuntamientos, en lo que se conoce como líneas de descuento. Pero estás fórmulas también se han paralizado con la crisis financiera. La situación afecta, sobre todo, a pequeñas constructoras y otros contratistas que prestan servicios, como la recogida de basuras, que han visto como las corporaciones locales alargan susplazos de pago.

La medida, adelantada por Zapatero en un acto que reunió ayer a alcaldes de toda España en Valladolid, se traducirá en el trabajo concertado de pymes, autónomos y ayuntamientos, a los que el presidente del Gobierno agradeció "el esfuerzo" que se han visto obligados a realizar ante las dificultades para conseguir liquidez derivadas del mal momento económico.

El presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, consideró "positiva" la nueva línea ICO, si bien destacó la necesidad de que se gestione con rapidez. La asociación de autónomos ATA consideró "acertada" la medida para solventar la morosidad, aunque subrayó que los 3.000 millones previstos pueden ser "insuficientes".

Más noticias de Política y Sociedad