Público
Público

El Gobierno frena el plan contra el empleo sumergido

Trabajo enviará un nuevo borrador a sindicatos y patronal para negociar

PÚBLICO

El Gobierno no aprobará hoy el plan contra el empleo sumergido después de que sindicatos y patronal mostraran sus reservas al proyecto. En principio, este plan se iba a negociar y aprobar una vez que los agentes sociales llegaran a un acuerdo sobre la reforma de la negociación colectiva. Sin embargo, los últimos retrasos en estas negociaciones hicieron que el Ejecutivo apretara el acelerador con el plan del empleo sumergido, sin importar que los cambios en los convenios no estuvieran aún pactados.

"Lo importante es que las partes estén de acuerdo con el plan", dicen fuentes del Ministerio de Trabajo. Sin embargo, la reunión que mantuvieron al respecto sindicatos, patronal y Ministerio el lunes por la tarde puso de manifiesto diferencias difíciles de salvar en tan sólo dos días.

Para los sindicatos, el texto contiene "perjuicios" para los trabajadores

La secretaria de Empleo de CCOO, Paloma López, aseguró ayer que el Gobierno tiene que presentar un programa "muy diferente" para lograr el consenso. López señaló que el primer texto contenía desequilibrios que suponían "ventajas" para las empresas y "perjuicios" para los trabajadores. "El borrador tal y como estaba previsto para ser aprobado mañana (por hoy) es inviable", remarcó.

Para el sindicato, el periodo de gracia en el que las empresas podrán aflorar los empleos sumergidos, hasta el 30 de junio según el primer texto, antes de que se endurezcan las sanciones daría "carta de naturaleza" al empleo negro. López considera que este endurecimiento de las sanciones debería entrar en vigor inmediatamente después de la publicación en el BOE del plan. Los sindicatos tampoco están de acuerdo con que a los trabajadores que afloren su empleo sólo se les reconozca un año de cotización retroactiva a la hora de disfrutar de prestaciones, ni con que estos empleados puedan ser contratados tanto con contratos temporales como indefinidos.

Trabajo enviará un nuevo borrador a los agentes sociales y espera que, esta vez sí, el plan pueda ser aprobado en el Consejo de Ministros del 29 de abril.

El programa definitivo podría aprobarse el viernes 29 de abril

Al mismo tiempo, las conversaciones sobre negociación colectiva entre CCOO, UGT y la CEOE continúan, aunque el acuerdo tendrá que esperar hasta después de Semana Santa. "Espero que tenga final feliz en el plazo más breve posible", dijo ayer el secretario de Seguridad Social de CCOO, Carlos Bravo.

Por su parte, la CEOE envió ayer al Gobierno un documento con sus observaciones al Plan de Reformas 2011 en el que contemplan su intención de llegar a una reforma de la negociación colectiva "ambiciosa".

El Consejo Empresarial para la Competitividad, el lobby de las grandes empresas encabezado por el presidente de Telefónica, César Alierta, y la CEOE, se reunieron ayer y coincidieron en la necesidad de llevar a cabo una reforma laboral "profunda y de calado" para contribuir al crecimiento del empleo.

Más noticias de Política y Sociedad