Público
Público

El Gobierno holandés intensifica el diálogo con la comunidad musulmana tras el filme contra el islam

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno holandés intensificó hoy el diálogo con la comunidad musulmana holandesa para prevenir reacciones violentas tras la emisión de "Fitna", la película contra el islam del político holandés Geert Wilders.

La ministra de Integración, Elle Vogelaar, se entrevistó con diferentes imanes en Holanda, que le prometieron propugnar durante sus prédicas de hoy la importancia de mantener la calma como única reacción a la película de Wilders.

El ministro de Justicia holandés, Ernst Hirsch Ballin, remarcó hoy tras entrevistarse con diferentes representantes de organizaciones religiosas que la perspectiva de Wilders respecto al islam "no es la del gobierno".

El primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, rechazó por su parte anoche en su primera reacción ante la difusión de la película que se equipare el islam con la comisión de actos violentos.

"La gran mayoría de los musulmanes rechaza el extremismo y la violencia y, de hecho, las víctimas son con frecuencia musulmanes", mantuvo Balkenende.

La difusión del cortometraje, que tras meses de incertidumbre se pasó ayer por Internet, preocupaba a las autoridades holandesas porque se temía que apareciesen imágenes en las que se quemase el Corán o se rompiera ese libro, lo que significaría una ofensa para los musulmanes, pero no ha sido ese el caso.

Uno de los principales periódicos del país, "De Volkskrant", titula hoy a cuatro columnas "Alivio ante una Fitna suave".

El partido democristiano, mayoritario en el Gobierno, criticó sobre todo que el cortometraje "vulnera innecesariamente" a la comunidad musulmana.

Los laboristas, también en el Gobierno, dijeron por boca del diputado Jeroen Dijsselbloem que la producción de Wilders "no contiene nada nuevo", si bien "siembra odio" con su mensaje.

El portavoz de los liberales en la oposición, Mark Rutte, declaró que la película de Wilders "no ofrece ninguna solución para los problemas de integración ni de radicalización del islam".

La Asociación Nacional de Marroquíes declaró estar "muy aliviada" tras ver el contenido de la película.