Público
Público

El Gobierno se vuelca en crecer desde fuera

Transforma el ICEX y aprueba un plan para renovar la costa

ANA FLORES

La vuelta al crecimiento de la economía española está rodeada de factores ajenos por todas partes menos por una llamada demanda interna (consumo de los hogares y gasto público). La austeridad impuesta a la Administración, el desempleo, el cierre del grifo del crédito y factores psicológicos hacen que la economía interior no viva sus mejores tiempos. Turismo y exportaciones son los grandes ganchos de los que cuelgan las expectativas del Gobierno.

Han dado motivos, con las exportaciones creciendo a ritmos del 32% en enero frente a un crecimiento del 25% de las importaciones y los turistas recuperando, con la mejora de la economía en sus países de origen, su gusto por la geografía española. Apoyar estos sectores y gastar menos es una ecuación imposible con las estructuras actuales por lo que el Gobierno ha decidido cambiarlas.

El ICEX podrá prestar dinero y buscar vías para autofinanciarse

Dejando al margen la pregunta de por qué la palabra eficiencia parece tabú en las administraciones hasta que llega una crisis, el Gobierno ha tomado dos decisiones ligadas a apoyar la llegada de dinero de fuera y asegurarse que logra los fines esperados. El consejo de ministros aprobó este viernes la reforma del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), que se convertirá en una entidad pública empresarial en lugar de un ente público administrativo.

El dinero de las arcas públicas que se destine al nuevo ICEX ya no tendrá que limitarse a programas de ayuda a la exportación cofinanciados a fondo perdido. Podrá abrir líneas de financiación con un horizonte de varios años o adjudicar créditos bajo la fórmula de revolving en los que las empresas recuperen saldo disponible según devuelvan. El instituto podrá autofinanciarse, con comisiones reducidas a los beneficiarios de los créditos, patrocinios y otras fórmulas que le permitirán añadir hasta un 50% más a los fondos públicos que le destine el Gobierno, cada año menores. Tendrá que funcionar como una empresa, con unidades de negocio que rindan cuentas de los objetivos logrados. Se quiere que cada año exporten 3.000 empresas más (ahora lo hacen 109.600) y que en 2020 el 50% de las ventas sea a países no comunitarios (en 2010 fue el 33%).

La otra decisión de cara al exterior tiene que ver con el turismo. El ministro del ramo, Miguel Sebastián, se reunió con el sector en el Consejo Español de Turismo, que abordó el llamado Plan de Turismo Litoral Siglo XXI, una iniciativa para renovar destinos maduros de la costa para competir en mejores condiciones con los nuevos puntos mediterráneos.

El Gobierno aprobó este viernes además la creación de la Comisión Asesora para la Competitividad, que presidirá Miguel Boyer.

Más noticias de Política y Sociedad