Público
Público

González-Sinde propone homogeneizar datos culturales de Iberoamérica

EFE

La ministra de Cultura de España, Ángeles González-Sinde, propuso hoy en Sao Paulo a la comunidad iberoamericana la homogeneidad de los datos culturales para facilitar así su computación dentro del Producto Interior Bruto (PIB) de cada país.

"En Iberoamérica debemos tener el mismo tipo de datos, analizarlos de la misma manera, como por ejemplo los índices de lectura o la incidencia del teatro en la sociedad", afirmó la ministra hoy durante su intervención en el II Congreso Iberoamericano de Cultura.

Esa homogeneización, según González-Sinde, aportará "al debate entre industrias culturales en la medida de que nos apropiamos en la cultura de los términos económicos" y eso facilitará el impacto del área cultural en el PIB de los países "para que no se dilapide el capital cultural, el patrimonio común".

"No tenemos muchos datos y no tenemos indicadores, por eso necesitamos más economistas y más sociólogos interesados en cultura, pues los que tenemos son muy pocos y la cultura no puede estar al margen del discurso económico", añadió.

González-Sinde participó de la primera mesa de debates, "Las perspectivas de la cultura en Iberoamérica", junto al titular de la Secretaría General Iberoamericana, Enrique Iglesias, y a los ministros del ramo de Brasil, Juca Ferreira, y de Paraguay, Ticio Escobar, además del secretario de Cultura de la Presidencia de Argentina, Jorge Coscia.

"Tenemos al frente mucha labor de coordinación en Iberoamérica. Trabajar por políticas comunes para no crear trabas entre los vecinos", apuntó la ministra.

Destacó que el sector turístico de los países se beneficia más de los valores culturales que de otras áreas y puso como ejemplo a Brasil.

"En términos de turismo, Brasil es atractivo, no por su industria, que es muy competitiva, si no por sus músicos, sus artistas y su riqueza cultural que nos seducen a visitar este país", apuntó.

En su exposición, González-Sinde felicitó a los participantes uruguayos y argentinos por el grado de "Patrimonio Cultural de la Humanidad" dado a los ritmos del tango y el candomblé por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

"No somos tan conscientes de los territorios culturales que tenemos y siempre nos parece mejor lo del vecino, que porque es más alto y fuerte, grita fuerte. Pero Iberoamérica tiene un alma cultural con una identidad común, variada, pero común", comentó.

La ministra se refirió también al recuento histórico presentado durante la exposición de Coscia, quien calificó a la historia como un "GPS (Sistema de Posicionamiento Global) de la cultura" y aseveró que la cultura se debe "politizar" y la política "culturizar".

Para González-Sinde, "en el siglo XXI las mujeres están llamadas a hacer la historia de otra manera, no la terrible historia pasada de muchos hombres violentos".

El ministro anfitrión, por su parte, destacó los modelos de expansión de bibliotecas comunitarias desarrolladas en Colombia y Chile y valoró el trabajo de su cartera en la incorporación de 100.000 grupos culturales de las comunidades indígenas, campesinas y de los barrios periféricos de las metrópolis brasileñas.

"Brasil, por su diversidad racial y étnica, es el mayor laboratorio de convivencia pluricultural del mundo. Tenemos ciudades enteras que hablan ucraniano, polaco y holandés, conviven judíos e islámicos pacíficamente y tenemos la mayor colonia de japoneses e italianos del mundo", manifestó Ferreira.

Los debates del congreso se cerrarán el viernes, pero la cita en Sao Paulo continuará el sábado con la Reunión de Ministros de Cultura de los Países Iberoamericanos.

Más noticias