Público
Público

Greenpeace convoca una jornada mundial de protestas por la detención de sus activistas en Rusia

Los abogados de la ONG ecologista recurrirán ante los tribunales la orden de prisión preventiva dictada contra los miembros que intentaron encadenarse a una plataforma petrolífera de Gazprom

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Greenpeace celebrará mañana una jornada mundial de protestas para pedir la liberación de sus activistas detenidos por denunciar la explotación del Ártico ruso, ha informado Kumi Naidoo, director ejecutivo de Greenpeace Internacional.

'Mañana, Greenpeace organizará una protesta en ciudades de todo el mundo. Después de que el (rompehielos) Arctic Sunrise fuera apresado hace una semana, más de 500.000 personas enviaron solicitudes a las embajadas rusas', afirmó Naidoo en un comunicado divulgado por Greenpeace Rusia.

Naidoo adelantó que los abogados de la ONG ecologista se proponen recurrir ante los tribunales la orden de prisión preventiva dictada ayer contra sus activistas por un tribunal de la ciudad septentrional rusa de Múrmansk.

'Las autoridades rusas intentan amedrentar a las personas que se oponen a la extracción del petróleo en el Ártico, pero esta maniobra de intimidación no obtendrá ningún resultado', añadió.

La Justicia rusa ha dictado prisión preventiva contra 21 de los 30 activistas de Greenpeace detenidos el pasado jueves en el mar de Pechora, cuando varios de ellos intentaban encadenarse a la plataforma petrolífera Prirazlómnaya del gigante energético ruso Gazprom. También ha recibido la misma orden judicial el fotógrafo ruso Denís Siniakov, cuya liberación fue exigida por varios medios de comunicación rusos en un comunicado.

El tribunal prorrogó a 72 horas la detención del resto de la tripulación del Arctic Sunrise, que fue remolcado a Múrmansk por los guardacostas rusos.

Greenpeace ha anunciado que recurrirá todas y cada una de las infracciones procesales cometidas por la Justicia rusa y advirtió de que adoptará medidas jurídicas, tanto en Rusia como en el extranjero, contra los funcionarios involucrados en el caso.

Esta semana el presidente ruso, Vladímir Putin, reconoció que los activistas de Greenpeace no eran piratas, aunque aseguró que habían infringido la ley y abogó por que los ecologistas utilicen métodos civilizados para expresar sus demandas.

En agosto de 2012, Naidoo participó en una acción similar de Greenpeace en la que varios activistas abordaron la plataforma flotante de Gazprom y se amarraron a sus instalaciones, con el fin de interrumpir las actividades perforadoras. Greenpeace remitió el pasado año una carta a Putin en la que le pedía que prohibiese las perforaciones en la región y declarase el Ártico reserva natural internacional.

Más noticias en Política y Sociedad