Público
Público

La gripe dispara la tensión entre México y China

El Gobierno de Calderón saca del país asiático a 70 compatriotas

ANDREA RODÉS

El presidente de México, Felipe Calderón, exigió ayer "respeto" para los mexicanos inmigrantes que están siendo señalados en algunos países por ser supuestos portadores del virus de la nueva gripe. Calderón, en un mensaje televisado, se mostró indignado "por la discriminación y represión que están sufriendo los mexicanos, fruto de la desinformación e ignorancia", informa Mercè Cabanas.

Como primera medida, el Gobierno de México ha fletado un avión para repatriar a sus más de 70 compatriotas que han sido aislados y puestos en cuarentena en diversos hoteles de China durante los últimos días.

"El único problema es que no sé cuándo me dejarán volver", explicaba ayer uno de estos pasajeros afectados, poco después de confirmar a la embajada de su país que embarcará en el avión cuya salida está prevista para hoy.

Las autoridades de China han suspendido los vuelos directos con México y han enviado un avión para recoger a los turistas chinos que permanecen en el país americano.

No obstante, la medida más polémica ha sido el aislamiento forzado de los 70 viajeros mexicanos en Shanghai, Cantón y Pekín, aunque ninguno de ellos dio positivo en los tests de gripe. En el avión sí volaba un joven mexicano afectado por la nueva gripe.

"Consideramos que las condiciones a las que están sometidos nuestros ciudadanos son suficientes para una repatriación", explicó ayer una portavoz de la Embajada de México en China. Diez de ellos permanecían ayer aislados en el hotel Guo Men de Pekín y mostraron su malestar a los responsables de su embajada, quienes les entregaron botellines de agua, comida y productos higiénicos femeninos.

Aislados de renombre

Entre los afectados por este encierro forzoso, se encuentra el director financiero de la compañía AeroMexico, Carlos Door-mann, informa el diario The Wall Street Journal. También hay pasajeros de tránsito que fueron retenidos en el aeropuerto de Pekín al realizar la conexión. Y casos como el de Gustavo Carrillo, un empresario mexicano que vive en China desde hace años y que hace tiempo que no visitaba su país de origen. Las autoridades sanitarias de China controlaron la temperatura corporal de todos los pasajeros del avión excepto a Carrillo, que fue apartado en un pasillo al comprobar su pasaporte y enviado directamente al hospital.

Muchos turistas mexicanos que estos días visitan China se pusieron ayer en contacto con su embajada para solicitar la repatriación. El pasado sábado, el ministro de Exteriores de México criticó las "condiciones inaceptables" con las que sus conciudadanos están siendo aislados en China. Pero las autoridades sanitarias del país asiático han desmentido las acusaciones.

China alega que también hay ciudadanos chinos y de otros países en cuarentena y que todos "son tratados igual". El Gobierno de México también ha denunciado la "discriminación" mostrada contra sus compatriotas por otros países. Argentina, Perú, Ecuador y Cuba también han suspendido vuelos con México en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Más noticias de Política y Sociedad