Público
Público

La guardería de Tafalla continúa su actividad entre el dolor y la conmoción por la muerte de un niño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La guardería de Tafalla (Navarra) en la que ayer ocurrió el accidente que ha costado la vida a un menor, ha reanudado esta mañana su actividad entre la conmoción y el dolor tanto de sus profesionales como de los padres y madres que, como todos los días, han llevado a sus hijos al centro.

El suceso ocurrió a media mañana de ayer cuando, por causas que investiga la Policía Foral, la cabeza del niño quedó atrapada entre los barrotes de una valla que delimita el perímetro del patio.

El propio personal del centro descubrió al menor inconsciente, le liberó y dio aviso a los servicios de emergencias, que al llegar a la guardería le practicaron maniobras de reanimación, pese a lo cual el niño, de tres años, falleció esta madrugada en la UCI de Pediatría del Complejo Hospitalario de Navarra.

En las puertas de la guardería, a la hora de la salida de los niños, padres, madres y abuelos han expresado a los periodistas allí reunidos su consternación por lo sucedido, que han calificado como un "accidente".

"No hay que buscar culpables, pasó y hay que intentar que no vuelva a pasar y nada más", ha comentado una madre, quien ha apuntado que no se ha planteado en ningún momento dejar de llevar a su hijo a la guardería: "Lo he traído, lo seguiré trayendo y el curso que viene también lo dejaré tranquila".

En el mismo sentido se ha pronunciado otra madre, que acompañada por un bebé, ha reconocido que los padres están muy afectados y en su caso han dormido "poco y mal", ya que, según ha indicado, siempre se piensa que le podía haber pasado a alguno de sus hijos.

Tras asegurar que deja a su otro hijo "encantada de la vida" en la guardería, ha comentado que esta mañana al dejar a los pequeños en la escuela los padres se han interesado por el estado de las profesoras que, según ha dicho, "están destrozadas".

Ha apuntado además que es "una pena que tenga que suceder algo así para que cambien unos barrotes".

Otra de las madres que había acudido a recoger a su hijo ha señalado que saben que "están seguros" en la guardería, que lo que ha pasado es "un accidente y puede pasar en cualquier sitio".

Más noticias en Política y Sociedad