Público
Público

De Guindos asegura que los bancos nacionalizados recibirán 37.000 millones

El ministro español ha anunciado que las entidades financieras contarán con un periodo de cinco años para reducir su tamaño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha declarado que los cuatro bancos nacionalizados, Bankia, CatalunyaCaixa, Novagalicia y Banco de Valencia, recibirán una inyección de capital de 37.000 euros. Este miércoles la Comisión Europea autorizará este dinero junto con lo necesario para la sociedad de gestión de activos inmobiliarios o banco malo.

Durante la entrada al Eurogrupo extraordinario de este lunes, en el que los ministros europeos van a decidir si conceden el nuevo tramo de ayuda a Grecia, De Guindos ha asegurado que los bancos van a disponer de 'un plazo de tiempo relativamente dilatado de cinco años' para aplicar las reducciones de tamaño que el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, exija en el documento que dará a conocer este miércoles.

Sobre los posibles despidos que podrán efectuarse en las entidades con estos reajustes, el ministro de economía ha preferido no pronunciarse. Bruselas incluirá en sus planes de restructuración cierres de oficinas que conllevarán despidos en las plantillas de las entidades financieras nacionalizadas. 'No es el Gobierno español el que lo determina, es la dirección general de Competencia', ha subrayado De Guindos, aunque ha añadido que estos planes ya están aprobados por el Banco de España.

La conversión de preferentes en 'diferentes alternativas' también estará incluida en los planes que se presentará Bruselas este miércoles, un proceso denominado 'distribución de carga'.

El ministro ha recordado que España también recibirá 'la inyección de capital para la participación del FROB (Fondo de Restructuración Ordenada Bancaria) en la Sociedad de Gestión de Activos'. De Guindos ha asegurado que la ayuda total estará 'entorno de los 40.000 millones de euros', una cifra que supone 'aproximadamente un 3,5%, un poquito más de lo que es el Productor Interior Bruto de España', ha señalado.

De Guindos ha señalado que no espera ninguna 'sorpresa' pues 'todo sigue según lo que estaba determinado en el MoU(Memorandum of Understanding)', como se conoce el acuerdo con la UE con las condiciones para el rescate a la banca.

Los sindicatos temen que Bruselas imponga el despido con una indemnización de 20 días por año, tal y como establece la reforma laboral, en toda la banca nacionalizada (Bankia, Catalunya Caixa y Novagalicia), según han informado a Europa Press en fuentes sindicales. Esta sería una de las condiciones que la CE impondría para liberar la ayuda de 37.000 millones de euros que servirá para recapitalizar a las entidades nacionalizadas. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha avanzado que la banca con ayudas tendrá cinco años para reducir sus plantillas y desprenderse de oficinas.

Desde Comfia-CCOO se denuncia la posición 'sectaria y doctrinaria' del Banco de España en las negociaciones de los planes de reestructuración de las entidades controladas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), en las que trata de imponer los principales preceptos de la última reforma laboral. Según De Guindos, los planes de recapitalización de la banca nacionalizada ya cuentan con el aval del organismo liderado por Luis María Linde. Desde alguna entidad implicada se limitan a remitirse al próximo miércoles, cuando el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, hará públicas las líneas de reestructuración de la banca rescatada.

Los sindicatos fundamentan sus temores en el ERE presentado en Banco de Valencia, y avisan de que imponer 20 días de indemnización para las salidas laborales en las entidades nacionalizadas podría desembocar en un conflicto. También advierte de que podría derivar en un incremento de los costes de la extinción de contratos, pues interpondrían recursos ante los juzgados que podrían acabar reconociendo la improcedencia del despido. En tal caso, el grueso de las indemnizaciones se elevaría a los 45 días por año trabajado. Para los sindicatos, existe 'margen de maniobra' para articular planes específicos en cada una de las entidades nacionalizadas, al tiempo que han criticado que el Banco de España se niegue a aplicar alternativas de mayor flexibilidad interna o incluso de recolocación de personal.

Más noticias en Política y Sociedad