Público
Público

Gullit firmará un contrato por tres años con el Galaxy de Beckham

EFE

Los seguidores del Galaxy de Los Angeles esperan para hoy, viernes, la confirmación oficial del fichaje del holandés Ruud Gullit como su nuevo entrenador para las próximas tres temporadas.

El Galaxy tiene previsto presentar a Gullit ante los medios de comunicación locales en una rueda de prensa programada para las 10:30 hora local de Los Angeles (17:30 gmt).

El fichaje de Gullit no se esperaba, ya que el candidato número uno para el puesto dejado vacante desde el pasado domingo por Frank Yallop, que dimitió, era el ex seleccionador alemán Jurgen Klinsmann, pero rechazo la oferta que le hizo la compañía AEG, dueña del equipo del Galaxy.

Fuentes cercanas al Galaxy dijeron que Klinsmann no quiso entrar ni en negociaciones cuando le ofrecieron el cargo, ya que les dijo desde el principio que no estaba interesado en el mismo.

Yallop, que se quejó de la presión en la tenía que trabajar desde que llegó Beckhman al Galaxy, la próxima temporada dirigirá al nuevo equipo del San Jose Earthquakes.

Gullit, que hace 10 años se ganó el apodo de "futbolista sexy", ahora llega a un equipo donde se encuentra el astro ingles David Beckham, pero en una grave crisis de juego ya que no pudo ni conseguir su clasificación para la liguilla final del campeonato.

El ex jugador del Ajax y del Milan, a sus 45 años, llega a un fútbol que nada tiene que ver con lo que se vive en el de Europa, algo que ya a experimentado en carne propia Beckham.

A pesar de su experiencia en los banquillos de los equipos ingleses como el Chelsea, Newcastle y Feyenoord, Gullit en el Galaxy se va a encontrar con jugadores que no tienen la calidad de los europeos y con la excepción de Beckham no tendrá mas refuerzos en los que apoyar los cambios que quiere hacer.

Dentro de la Liga Profesional de Fútbol (MLS) estadounidense, la nueva "Claúsula Beckham" o jugador franquicia, cada equipo puede conseguir sólo a un jugador extranjero al que le pueda pagar un salario millonario y lo máximo que pueden adquirir en la cesión de un segundo derecho que les de otro equipo que no quieran utilizarla.

Gullit está acostumbrado a dirigir equipos, donde los traspasos millonarios y las adquisiciones se dieron con total libertad y además de grandes figuras.

Ahora Gullit se va a enfrentar a un sistema de selección de jugadores mediante el sorteo universitario, a una plantilla mucho más reducida que la de los grandes equipos europeos y nada que ver con la calidad de lo que se vive en el fútbol del viejo continente.

Además su gran reto será ver como consigue que Beckham encaje en el sistema de juego del Galaxy y logre su mejor rendimiento, algo que de momento está por ver y es toda una incógnita.

Tampoco está claro, si la llegada de un entrenador europeo puede ser la mejor opción para un sistema de liga como el que se tiene actualmente en la MLS, donde los técnicos locales conocen mucho mejor como hacer las cosas con los jugadores locales, a los que vienen siguiendo desde que están en la universidad.

El propio comisionado de la MLS, Don Garber, ha admitido que no estaba seguro si la llegada de un entrenador estrella podría tener el mismo efecto positivo que el registrado con los fichajes de Beckham y el mexicano Cuauthémoc Blanco, entre otros.

Sin embargo, los directivos del Galaxy consideran que igual que la llegada de Beckham, aunque apenas si ha podido jugar por culpa de las lesiones, ha sido un gran impulso de imagen y venta de camisetas y entradas para el equipo y la MLS, ahora con la llegada de Gullit también pueden conseguir el mismo efecto de mercadotecnia.

El gerente general del Galaxy, Alexis Lalas, un defensor a "ultranza" de seguir con la línea de grandes fichajes, ya había adelantado que Beckham debía tener como entrenador a un profesional que estuviese en su misma línea de venta de imagen.

Lalas está convencido que el Galaxy tiene que seguir su política de "globalización" que comenzó con Beckham y la llegada de Gullit va en esa dirección.