Público
Público

Hay que desconfiar de las lecciones de resucitación en YouTube

Reuters

Por Amy Norton

YouTube puede ser un gransitio para ver a un perro que toca el acordeón, pero un nuevoestudio sugiere que no sería la fuente más confiable paraaprender la técnica de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Los autores hallaron que por lo menos la mitad de los 52vídeos sobre RCP que encontraron en YouTube pertenecen apersonas sin credenciales médicas aparentes.

La mayoría del resto de los vídeos estaba allí porque loshabía subido un grupo privado (no una agencia gubernamental ouna sociedad científica con guías oficiales sobre RCP) opersonas que decían ser instructores certificados, como unmédico o un paramédico.

Muchos vídeos proporcionaban información precisa sobre cómorealizar la RCP, señaló el doctor Karthik Murugiah, profesorasistente del Medical College of Wisconsin en Milwaukee. Peromuchos otros ofrecían información incorrecta o incompleta,añadió el autor.

Por ejemplo, casi dos tercios de los vídeos describían unafrecuencia incorrecta de compresiones torácicas o no dabandetalle alguno. Y el 57 por ciento no mostraba la profundidadque deberían tener las compresiones.

Según la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA por susigla en inglés), la frecuencia ideal es por lo menos 100compresiones por minuto, como los compases del hit Stayin'Alive de los Bee Gees en 1977.

Cada compresión debería tener 5 centímetros de profundidaden niños y adultos, pero apenas 3,5 cm en bebés. Es importantedejar que el tórax recupere su altura inicial, de modo que elrescatista no debe recostarse sobre el tórax entrecompresiones.

Otra falencia de los vídeos es que sólo unos pocos seocupan de la RCP manual únicamente, cuando las personas suelensaltear la respiración boca a boca.

Esto es importante porque la AHA y otros grupos médicosrecomiendan que cuando un adulto colapsa súbitamente en lacalle y no responde, se le realice RCP manual únicamente, salvoque alguna persona conozca cómo realizar la RCP tradicional.

"Diría que, aunque YouTube tiene información muy precisa,es difícil para la gente común navegar por todo el contenido ymirar los vídeos correctos. Y existe riesgo de diseminarinformación inadecuada", dijo Murugiah.

Los resultados, publicados en la revista Resuscitation,sugieren que las sociedades que elaboran las guías, como la AHAy la Cruz Roja, deberían incluir más información sobre RCP enplataformas online como YouTube. Ambas presentan informaciónsobre RCP en sus sitios online.

FUENTE: Resuscitation, online 27 de diciembre del 2010

Más noticias de Política y Sociedad