Público
Público

"Hay que encontrar a los responsables del crimen"

La esposa de Víctor Jara alberga la esperanza de que se conozcan las identidades de quienes ordenaron su asesinato

J.L. TORREMOCHA MARTÍN

Tras la detención de uno de los presuntos asesinos del músico chileno, su viuda, Joan Turner (Londres, 1927), alberga la esperanza de que se conozcan las identidades de aquellas personas que mandaron asesinar al popular cantautor.

Abrumada por la cantidad de peticiones de medios chilenos e internacionales, atendió la visita de Público en la Fundación Víctor Jara para comentar las últimas noticias relacionadas con la desaparición de su marido, y compartir con nosotros su visión del Chile de hoy, las impresiones suyas y las que tuvo su compañero sentimental sobre España. Turner, escritora teatral y bailarina, mantiene viva la llama de su marido con toda energía.

¿Cómo valora las detenciones que se han conocido los últimos días?

Es algo que ha pasado muy sorpresivamente, después de 36 años. Lo último que hemos conocido hace que la verdad de lo que ocurrió aquellos días en el Estadio Nacional se pueda conocer. No sólo lo que le pasó a Víctor, sino también a las 14 ó 15 personas que estaban con él. Hay que continuar con la investigación para encontrar a quienes mandaron asesinar a Víctor.

Siempre habla de la muerte de Víctor como un caso emblemático.

Es cierto, pero yo no creo en los casos emblemáticos. Todos los casos son igual de importantes. Después de este proceso de apertura hacia la verdad de lo que pasó en el Estadio Chile, creo que es tremendamente importante que se resuelvan también los otros casos. Víctor es uno entre tantos.

¿Cómo valora los avances que se han producido desde que arrestaran a César Augusto Pinochet en Londres en 1998?

El arresto de Pinochet, gracias al impacto que tuvo mundialmente, hizo que se abriese una brecha y que muchos medios de comunicación chilenos por primera vez empezaran a hablar en serio de lo que pasó aquí durante los años de la dictadura. Había una especie de censura, o mejor dicho de autocensura, por parte de muchos periodistas.

¿Confía en qué pronto se dé carpetazo a los sucesos del golpe de Estado de Pinochet y de su dictadura?

Yo creo que nunca se va a poder resolver todo. Muchas cosas van a quedar escondidas para siempre. A lo que aspiramos es a llegar a un proceso judicial en el que de una vez por todas se haga justicia.

¿Por qué 36 años después de la desaparición de su marido siguen sus canciones vigentes?

Durante muchos años Víctor Jara ha sido tomado fuera de Chile como la voz de las víctimas de Pinochet. Lamentablemente sigue vigente, porque los problemas de cuando él cantaba se han agrandado, las diferencias han aumentado, las guerras siguen, la violencia también

¿Cuál fue la relación de Víctor Jara con España.

Hizo una canción con el poema de Miguel Hernández El niño yuntero, y también uno de los últimos temas que hizo fue la adaptación del poema del mismo autor Vientos del pueblo. Lo admiraba mucho, siempre tenía al lado de la cama libros suyos. Para interpretar su visión sobre su país hay que situarse en esos años, era la España de Franco, y él sentía al pueblo español como un pueblo hermano y cantaba muchas canciones de España, de la Guerra Civil.

¿Qué les diría a los que en España luchan para dar un entierro digno a sus seres queridos asesinados en la Guerra Civil y en el franquismo?

Les transmitiría que en Chile hay un sentimiento de gran hermandad con los familiares de aquellas personas que sufrieron el franquismo. De alguna manera es curioso que en España no se haya hecho el gran reconocimiento que merecen las víctimas de la dictadura de Franco. Para nosotros son hermanos todos aquellos que luchan para que la memoria no se pierda, que intenta recuperar los cuerpos de sus seres queridos asesinados, y encontrar la verdad.

¿Cree qué puede darse de nuevo un proceso como el de la Unidad Popular de los años 70 en Chile?

Actualmente se está muy lejos de esa posibilidad. Hay muchos chilenos que les gusta el libre mercado y a algunos les ha ido demasiado bien. Lo vivido en los años 70 fue un experimento que pertenecía a esa época. Había que avanzar mucho en lo que se refiere a la situación de los trabajadores, los estudiantes, y se juntaron para intentarlo y éstos tenían otra visión del mundo que en la actualidad. Hay mucho individualismo y mucho desengaño, también se están dando cambios interesantes en la juventud chilena. Y en ese sentido ese movimiento va creciendo. Pero yo soy vieja [ríe], no hay que sentirse tan pesimista como yo.

¿Qué retos le quedan a la Fundación Víctor Jara que usted preside?

Seguir trabajando por la memoria de Víctor Jara y la de su obra, época y compromiso. Pero la Fundación no es un museo, se trata de una organización activa que está trabajando en diferentes lugares urbanos y rurales elaborando talleres de música, de danza, y somos un pequeño centro donde pasan cosas importantes.

Más noticias de Política y Sociedad