Público
Público

"Hay situaciones humanas por encima de las normas de la Iglesia"

El cura Eubilio 'Billy' Rodríguez fue el último desalojado de la catedral de La Almudena de Madrid en la madrugada de este sábado, por denunciar los desahucios junto a los principales afectados. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No es un cura al uso. Practica el cristianismo de base desde hace más de cuarenta años, ha palpado los problemas reales de los vecinos más pobres de los barrios más desfavorecidos de Madrid y, el año pasado, se sumó al Movimiento 15-M, en el que milita de forma activa. Eubilio, Billy Rodríguez (Autilla del Pino, Palencia, 1943) es ahora párroco de la parroquia de San Fermín, en el distrito de Usera de la capital, además de la de la Cañada Real, centro de la droga de la ciudad. Ayer, fue desalojado junto a varias decenas de personas de una iglesia mucho más opulenta que la suya, la catedral de La Almudena. Su pecado, concentrarse con quienes están a punto de ser desahuciados por no poder pagar sus hipotecas. Él fue el último en salir.

¿Por qué escogieron La Almudena para manifestar sus reivindicaciones?

Entiendo que no se puede estar permanentemente protestando dentro de los edificios públicos. Pero hay situaciones humanas en las que la Iglesia debe actuar. Tratábamos de que la catedral fuera el refugio de unas personas que se van a quedar sin vivienda pero, en cambio, los responsables de la Iglesia se han entregado a la Policía. 

¿Cómo justificaron su actuación las autoridades religiosas de la catedral?

El sacerdote insistió en que las iglesias están para rezar. Lo que dicen es que por norma no se puede permitir que haya concentraciones en la catedral, porque temen que las protestas se reproduzcan todos los días y la Iglesia pierda su objetivo, que es el culto. Afirman que creará problemas. Pero me parecen unos argumentos lamentables. Yo insistí en que los templos deben ser también lugares de refugio como lo han sido en otras épocas. Porque hay situaciones humanas que están por encima de las normas. Como nos negamos a abandonar el edificio, llamaron a la Policía.

¿Le trataron correctamente los agentes?

Fue un trato correcto hasta el final del todo. Cuando les insistimos en que no teníamos intención de abandonar el templo sí que hubo algún policía que subió el tono. Hubo otro que me dijo que le estaba haciendo sufrir en esa situación, obligándome a salir de La Almudena por la fuerza, porque aseguró ser cristiano practicante. Finalmente salimos por nuestro pie, aunque ciertamente forzados por alguno de los agentes.

¿Pensaban quedarse en la catedral permanentemente?

La idea era permanecer allí todo el fin de semana. Queríamos celebrar encuentros, debates y charlas para atraer la atención de los medios sobre los ciudadanos que están a punto de quedarse en la calle. Es cierto que lo ideal en una sociedad democrática hubiera sido poder encauzar estas protestas en otros ámbitos institucionales. Pero se da la circunstancia especial que nadie hace caso a estos ciudadanos y consideramos oportuno recurrir a la Iglesia.

¿Respalda la actuación que está ejerciendo la Iglesia española para ayudar a quienes más están sufriendo la crisis?

Es cierto que Cáritas está haciendo un buen servicio. Pero la Iglesia no puede tener exclusivamente una labor caritativa de asistencia. No se trata de tapar los agujeros exclusivamente a nivel asistencial. También debe denunciar situaciones socialmente injustas. Y eso, por lo menos en Madrid, no está sucediendo. 

¿Ha planteado estas reivindicaciones al arzobispado de Rouco Varela?

Hasta ahora no he tenido la oportunidad. Pero se da la casualidad de que este domingo Rouco vendrá a inaugurar la parroquia de San Fermín, por lo que puede que aproveche para explicarle todas estas situaciones. Además, estoy hablando con la Plataforma de Afectados por los Desahucios (PAH) para preparar una entrevista con el arzobispo para que le trasladen sus situaciones personales y le transmitan sus reivindicaciones.

¿Qué alternativas propone al desahucio de todos estos ciudadanos?

Defendemos numerosas iniciativas. En principio, que se reactive la negociación con los bancos, los poderes públicos y, si hace falta, con el Banco de España. Defendemos la dación en pago con efectos retroactivos y que se fomente el alquiler social. Pero, sobre todo, exigimos sanciones para todos los responsables de esta estafa hipotecaria. 

¿Tienen planteadas nuevas protestas?

El mismo lunes celebraremos una manifestación contra los desahucios en Madrid, que irá desde Opera y hasta el Banco de España. Asimismo, seguiremos presentes en los desahucios que tengan lugar en las próximas semanas.