Público
Público

La histórica cumbre de los partidos gobernantes de China y Taiwán marca una nueva era

EFE

El presidente del Partido Comunista de China (PCCh), Hu Jintao, y el del Partido Kuomintang (KMT), Wu Po-hsiung, mantuvieron hoy un histórico encuentro que marca el fin de 60 años de enemistad entre dos formaciones que lucharon en una guerra civil en China.

La reunión, la de más alto nivel en 60 años entre China y Taiwán, "marca una nueva era en las relaciones entre el PCCh y el KMT y es un evento de gran importancia en los lazos entre las dos partes del estrecho", dijo Hu al inicio de la entrevista, retransmitido en directo por la televisión china y por la taiwanesa.

El presidente chino agradeció profundamente "el afecto y la ayuda taiwanesa" a las víctimas del terremoto de Sichuan del 12 de mayo y añadió que eso muestra "la gran fuerza que emana de la unión del pueblo chino".

Hu se comprometió a "impulsar el desarrollo pacífico de los lazos entre ambos lados".

Wu, por su parte, resaltó el deseo común de paz y estabilidad del pueblo chino, en referencia a China y Taiwán, y dijo que "con buena voluntad, se logrará un desarrollo pacífico y estable, de mutuo beneficio".

Está previsto que Hu y Wu traten, a puerta cerrada, la reactivación de las negociaciones entre la taiwanesa Fundación Intercambios del Estrecho y la china Asociación de Relaciones a través del Estrecho, creadas hace más de diez años, pero que Pekín se negó a utilizar en los últimos años.

El resultado más concreto que se espera del histórico evento es el reinicio, después de más de 60 años, de los vuelos directos entre ambos países y la llegada de turistas chinos, promesas electorales del presidente taiwanés, Ma Ying-jeou.

"Creo que para mejorar las relaciones a ambos lados del Estrecho hay que empezar por las cosas más fáciles y los lazos económicos son más fáciles que los políticos", dijo Tao Wenzhao, experto de la Academia de Ciencias Sociales de China en una entrevista con la cadena pública china CCTV.

La llegada al poder, este 20 de mayo, de Ma Ying-jeou, del KMT, puso fin a ocho años de tensiones entre Pekín y el saliente presidente independentista de Taiwán Chen Shui-bian, y augura una mejora en los lazos.

Ma busca una unión a largo plazo con China "en libertad, democracia y prosperidad", y el mantenimiento de la actual situación a medio plazo, pero con mayores intercambios sociales y económicos.

El nuevo presidente taiwanés prometió "no negociar la unión con China ni declarar la independencia formal", y quiere firmar un acuerdo de paz y pactar un mayor espacio internacional para su país.

Más noticias de Política y Sociedad