Público
Público

Histórica operación europea contra una red de inmigración ilegal kurdo iraquí

EFE

Una red de inmigración ilegal a Europa organizada por kurdos iraquíes fue desmantelada hoy en una operación calificada de "histórica" por su magnitud, llevada a cabo de forma coordinada y simultánea por policías de nueve países europeos, informaron hoy las autoridades.

La llamada "operación Bagdad", coordinada por Europol y Eurojust, permitió el arresto de 75 personas, todas ellas presuntos miembros de la red, en Alemania, Bélgica, Francia, Grecia, Holanda, Irlanda, Noruega, Reino Unido y Suecia.

Un récord de casi 1.300 agentes participaron en la operación, de los cuales 300 en Francia, país que estuvo en el origen de la investigación hace aproximadamente un año y medio, a partir de informaciones facilitadas por los británicos.

A una semana del inicio de la presidencia francesa de la Unión Europea (UE), "esta operación conjunta demuestra la eficacia operativa de la cooperación entre los Estados miembros en materia de lucha contra la redes de inmigración clandestina", recalcó el Ministerio de Interior.

Entre los 25 arrestados en Francia, unos 17 o 18 eran "grandes organizadores" que se han enriquecido "mucho", dijeron a Efe fuentes policiales.

Los detenidos en Francia, de edades comprendidas entre los 21 y los 48 años, son de origen iraquí, iraní, marroquí, tunecino, argelino, mauritano, turco y francés, indicó la Fiscalía de París.

Fuentes policiales destacaron el carácter "histórico" de la "operación Bagdad" a nivel europeo por su magnitud.

"Es la mayor que jamás se ha hecho a nivel judicial" en cualquier ámbito, dijeron a Efe las fuentes.

También era la primera vez que se desplazaba un equipo de Europol a un país para una operación de este tipo.

Agentes de Europol se instalaron con sus equipos en la sede de la Oficina Central para la Represión de la Inmigración Irregular y del Empleo de Extranjeros Sin Permiso (OCRIEST), que estaba a cargo de la operación en Francia.

La red introducía en Europa a inmigrantes clandestinos kurdos iraquíes, pero también de otras nacionalidades: iraníes, afganos, paquistaníes, chinos y bengalíes.

Según la Fiscalía, esta red trasnacional y "estructurada", "animada" por nacionales iraquíes, enviaba a los inmigrantes ilegales hacia el Reino Unido e Irlanda, por una parte, y, por otra, hacia Suecia y Noruega, vía Bélgica, Holanda, Alemania y Dinamarca.

Los investigadores han determinado -indica el comunicado- que varios centenares de inmigrantes han conseguido entrar de forma clandestina en países europeos mediante el pago a la red de entre 10.000 y 12.000 euros, aunque el precio podía subir en función del origen geográfico o étnico de las personas.

Otras fuentes cifraron el precio del pasaje más bien en 15.000 euros y dijeron que en un período de seis meses cerca de un millar de inmigrantes clandestinos entraron por medio de esa red, lo que suma 15 millones de euros.

El dinero pagado no sale del Kurdistán iraquí, explicaron las fuentes, al explicar que los miembros de la red en Francia eran pobres pero riquísimos en casa.

La investigación judicial fue abierta formalmente en París en mayo de 2007 por hechos de ayuda a la entrada y la estancia irregular en banda organizada y, en diciembre pasado, se amplió a asociación de malhechores.

Estos delitos son punibles con hasta 10 años de prisión y 750.000 euros de multa.

Más noticias de Política y Sociedad