Público
Público

Hollywood despide con emoción a su "hombre del Renacimiento", Sydney Pollack

EFE

Hollywood recuerda hoy con emoción a uno de sus integrantes todoterreno, el director, actor y productor Sydney Pollack, "un hombre del Renacimiento", en palabras de su amigo Tom Cruise.

Pollack, fallecido el lunes a los 73 años víctima de un cáncer, entregó a Cruise uno de sus mejores papeles en "The Firm" (1993) y fueron compañeros de reparto en "Eyes Wide Shut" (1999), el filme póstumo de Stanley Kubrick.

"Era un gran amigo y le echaré de menos muchísimo", dijo el intérprete en un comunicado, en el que explica que conoció a Pollack durante el proceso de edición de "Tootsie" (1982), "uno de los clásicos de todos los tiempos".

"A lo largo de los años, sin arrogancia y nunca condescendiente, compartió conmigo lo que amaba acerca de la familia, el contar historias, la comida, volar y una gran botella de vino", comentó el actor.

En su carrera como director, Pollack logró extraer lo mejor de otros actores como Jane Fonda ("The Shoot Horses, Don't They?" -1969-), Robert Redford ("Jeremiah Johnson -1972-, "The Way We Were" -1973-, "Three Days of the Condor" -1975-) o Dustin Hoffman y Jessica Lange ("Tootsie").

Sus películas lograron 12 candidaturas al Óscar para sus actores, incluidos nombres como Barbra Streisand o Paul Newman, y 48 nominaciones en total, aunque también vivió algunos fracasos, como "Sabrina" (1995) y "Random Hearts" (1999), protagonizados por Harrison Ford.

Para otros compañeros de profesión, como George Clooney, Pollack "contribuyó con su trabajo a hacer el mundo un poco mejor, las películas algo mejores e incluso las cenas algo mejores". "Me quito el sombrero ante este tipo con clase", indicó en un comunicado.

Clooney fue el protagonista de "Michael Clayton", cinta por la que optó al Óscar al mejor actor y una de las últimas obras que produjo Pollack, en la que intervino con un papel secundario.

El realizador también fue el productor ejecutivo de "Leatherheads", el último filme como director del galán por excelencia de Hollywood. "Será echado de menos terriblemente", declaró Clooney.

Pollack se alzó en 1986 con el Óscar al mejor director y a la mejor película por "Out of Africa", que plasmó un romance inolvidable entre los personajes de Robert Redford y Meryl Streep en las salvajes tierras de Kenia y recalcó la calidad de su director tras obras como "The Yakuza" (1974), donde dirigió a Robert Mitchum.

Para la actriz Sally Field, que trabajó bajo las órdenes de Pollack en "Absence of Malice" (1981), la industria del entretenimiento estadounidense ha perdido un "director fenomenal".

"Haber tenido la oportunidad de conocer a Sydney y de trabajar con él fue un regalo genial. Mantendré en la memoria cada momento que pasé con él", manifestó en un comunicado.

El presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, Sid Ganis, se sumó al pesar por la muerte de Pollack y dijo que su desaparición supone una "pérdida enorme".

"Estaremos tristes, recordaremos su eterno trabajo y el conjunto de sus capacidades como el artista completo que fue", manifestó.

El duelo por Pollack llegó también al ámbito de la crítica estadounidense.

"Un hombre alto, guapo, inmediatamente carismático, era un director con el que a la mayoría de los actores le encantaba trabajar, porque cuando hablaba con ellos sobre la interpretación sabía de lo hablaba", afirmó el popular crítico Rogert Ebert, del Chicago Sun-Times.

Más noticias de Política y Sociedad