Estás leyendo: Huérfanos sin Cristiano

Público
Público

Huérfanos sin Cristiano

El Madrid pierde el primer partido de la temporada ante un Sevilla incontenible en ataque

ALBERTO CABELLO

El Madrid le colgó ayer a Cristiano Ronaldo el cartel de imprescindible. Sin el portugués, el equipo es tan inseguro y temeroso como un niño huérfano. Hasta anoche, la tutela del portugués había puesto el resultado como camuflaje de los evidentes problemas de construcción. En el Sánchez Pizjuán no hubo parapeto. Los madridistas sólo se asomaron al partido cuando al Sevilla le flaquearon las piernas. Después de préstamos y complicadas operaciones bancarias, el Madrid mostró ayer que aún está muy cerca de la sensación a la que ha sobrevivido en estos últimos años. Una noche más se agarró a un encuentro gracias a las manos benditas de Iker Casillas. Y este Sevilla no está para bromas.

La prueba de ayer era la del ocho para el Madrid. Pocos conjuntos ofrecen en este momento un arsenal ofensivo tan rico como el que ha amasado Jiménez. El guardameta internacional le dio vida al marcador gracias a uno de sus portentos. Pero con el colectivo en las manos pesó mucho más el de los andaluces. La sensación se agigantó con un planteamiento que puso las bandas en bandeja de los locales.

Sin el portugués, el equipo quedó en manos de los milagros de Casillas

A Pellegrini no le salva ni la excusa del recién llegado. Lleva años ya por estas latitudes para ser consciente de la manera en que se las gastan los extremos del Sevilla. Sin embargo, pareció no darse por enterado. Sacrificó parte del limitado depósito de carburante de Guti y entretuvo a Kaká con una tarea ajena a la naturaleza de estos dos futbolistas.

Taparon la primera. A la segunda cuchillada de los exteriores el traje ya tenía jirones en las dos mangas. Con este esquema, la única solución fue que Diarra y Xavi Alonso repitiesen el milagro de los panes y los peces: que dos jugadores hicieran el trabajo de cuatro. Tapar el centro del campo y echar una mano a los desconsolados laterales. El prodigio no se completó. Así que con este panorama el Sevilla llevó el balón hacia las bandas con obsesión.

Pellegrini planteó un dibujo con Guti y Kaká pegados a las bandas

El primero que descifró que la noche podía ser todo un festín fue Jesús Navas. Al niño Perotti le costó un poco más olfatear la chuchería. En cuanto las dos bandas encendieron el botón del centrifugado, el partido tuvo a los andaluces como dominadores claros.

Al que sí le tocó hacer milagros fue a Casillas. Primero salvó un mano a mano con el extremo sevillano con el partido aún sin haber cogido temperatura. Fue la primera de muchas visitas del extremo al portero. Pellegrini no supo arreglar la avería. Improvisó un cambio de banda entre los implicados que dejó el problema igual que estaba.

El Sevilla pasaba por encima del Madrid. En uno de esos viajes de lado a lado, Fernando Navarro le puso el balón en la cabeza a Jesús Navas. De izquierda a derecha el trayecto partió por la mitad la defensa madridista. Ramos y Marcelo acabaron en el suelo después del remate de cabeza de Jesús Navas.

El Sevilla demostró que hay pocos equipos con su arsenal ofensivo

La noche de las hazañas aún no había terminado para Casillas. Una estirada inverosímil enmudeció el cántico del segundo gol de Perotti. Fue un golpe para el Sevilla, que flaqueó durante un cuarto de hora. Fue el único rato en el que el Madrid se puso en el escaparate. Hubo tiempo para que Pepe empatara y para que el equipo mostrara sensación de jugar a algo.

Para hacer más catastrófica la noche, los problemas a balón parado volvieron a quedar en carne viva con un remate de cabeza de Renato. Un gol que hacía justicia con los méritos de los locales.

2 - Sevilla FC: Palop; Konko, Squillaci (Fernando Navarro, m.24), Dragutinovic, Adriano; Jesús Navas, Zokora, Renato, Perotti (Diego Capel, m.57); Negredo (Kanouté, m.65) y Luis Fabiano.

1 - Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Albiol, Marcelo; Xabi Alonso, Guti (Granero, m.81), Diarrá (Van der Vaart, m.73); Kaká, Raúl y Benzema (Higuaín, m.53).

Goles: 1-0, M.34: Jesús Navas. 1-1, M.48: Pepe. 2-1, M.66: Renato.

Árbitro: Iturralde González (Comité Vasco). Amonestó a los visitantes Sergio Ramos (m.18), Guti (m.36) y Kaká (m.71) y a los locales Luis Fabiano (m.21), Perotti (m.36), Zokora (m.36) y Adriano (m.61).

Incidencias: Partido disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante unos 45.0000. Prácticamente lleno. Terreno de juego en buenas condiciones.

Más noticias