Público
Público

Huma Jamshed: la mujer que no quiso ser invisible

Esta paquistaní fundó una asociación para que sus compatriotas gozaran de más libertad

LEA DEL POZO

Huma Jamshed tiene voz. Y eso es lo que más le importa. Aunque de vez en cuando ladea la cabeza y susurra: "A mi marido no le gusta que haga esto, pero me da igual, yo no oigo a nadie, aquí [señala su oreja] no entra nada". Luego hace un pausa, recupera su tono habitual y asevera: "Yo tengo voz".

Su marido se halla en la habitación de al lado. No hay puerta entre ambas estancias, pero sólo en el despacho de Huma se trabaja para que las mujeres paquistaníes de Barcelona "no sean invisibles". Y, sin embargo, todavía lo son.

Por la mañana y por la tarde, los bancos de la Rambla de El Raval se llenan de hombres paquistaníes. Con sus pelos negros como un tizón y sus camisas largas forman grupitos en medio de la calzada. La Rambla es su territorio. Allí los hombres charlan, van a la mezquita, toman el sol, pasean, negocian. La Rambla es vida para ellos. Pero ni rastro de ellas.

Las mujeres paquistaníes van de un sitio a otro pero no suelen estar en la calle solo por estar. Tampoco trabajan fuera de casa ni acostumbran a ir a la mezquita. Al fin y al cabo, el Corán no obliga a las mujeres a rezar en el templo.

 

Musta, sin un arruga en el vestido y con una barba impecable, nos recibe en la tienda de telas que regenta en la calle del Carme: "Te diré la verdad, nuestras mujeres no están acostumbradas a ver gente semidesnuda. Además, están los chicos marroquíes que las hacen bajar de la acera. No hay respeto. Es por eso que prefieren estar en casa".

Musta, cada tarde lee el Corán mientras espera que alguna cliente abra la puerta y elija una tela. "No hay respeto", repite. Para Musta, como para la mayoría de hombres paquistaníes, las mujeres deben quedarse en casa por una cuestión de respeto –algunos lo llaman honor–.

"En el islam las relaciones físicas están prohibidas. Las mujeres sólo pueden estar con el padre, un tío verdadero (carnal) o un hermano. Son dos mundos. Son dos mundos", repite Huma, como si luchara contra esa realidad. Y de alguna manera, lo hace: "Yo las he enseñado a vivir aquí". Y no es fácil. Huma es ambiciosa y bajo el paraguas de su asociación (ACESOP Mujeres Paquistaníes), arrastra a 500 mujeres a hacer actividades que la tradición –que no el islam– no permite.

En medio de la entrevista le llaman por teléfono. Alguien pregunta a Huma por la piscina. Huma niega, se disculpa y vuelva a negar. Este año no quiere hacerlo, no puede ser. Está cansada y prueba de ello son los dos cercos oscuros que le envuelven los ojos: "Durante dos años les enseñé a utilizar la piscina, mucha paciencia, mucha paciencia".

Al principio, cuenta, todas llegaron al gimnasio vestidas con traje tradicional y pañuelo en la cabeza. Huma no dijo nada y decidió esperar. Cuando algunas se engancharon el pañuelo con la bici, la cosa cambió. Al cabo de un mes, las más lanzadas llegaron más ligeras de ropa. La más recatadas, tardaron ocho meses. "Pero todas lo hicieron", asegura Huma, que tiene el pelo revuelto y algo seco, como si peinarse estuviera de más entre tanto ajetreo. Tampoco lleva muchas joyas: sus únicos ornamentos son una pulsera de oro amarillo y un anillo.

Vuelve a sonar el teléfono. Ahora Huma contesta en urdu. Se levanta y pasa el aparato a su marido. Ambos tienen una agencia de viajes. "El problema es el dinero, no la religión", prosigue; cree que "las mujeres tendrán voz cuando sean autosuficientes". Las paquistaníes que residen en Barcelona vienen de Gujgat. En general, carecen de estudios y llegaron por reunificación familiar. De ellas sólo se espera que cuiden los hijos y la casa. "No saben lo qué quieren, pero les gustaría trabajar"”, explica  Huma con dureza.

La mañana está a punto de acabar. Huma dice que tiene que volver al trabajo. Hoy ya ha perdido mucho tiempo y las obligaciones se acumulan: la familia, la agencia: "Y ya sabes, mi marido...". 

Más noticias de Política y Sociedad