Público
Público

Humo de segunda mano afectaría salud mental de los niños

Reuters

Por Genevra Pittman

Respirar humo de segunda manoelevaría el riesgo de desarrollar trastornos mentales yconductuales en los niños, incluido el trastorno de déficit deatención con hiperactividad (TDAH), según sugiere un estudio.

Esto se suma a las evidencias de que los hijos de madresque fumaron durante el embarazo serían más propensos a tenerproblemas conductuales. La exposición al humo de segunda manoestá asociada también con problemas cardíacos y respiratoriosinfantiles.

"Es momento de empezar a evitar la exposición infantil alhumo de segunda mano si queremos prevenir enfermedades", dijoel doctor Bruce Lanphear, director del Children's EnvironmentalHealth Center, Cincinnati. "Contamos con las pruebassuficientes como para prevenir muchas de esas enfermedades,pero no lo hacemos", agregó.

El equipo de Frank Bandiera, de la Escuela Miller deMedicina de la Universidad de Miami, estudió la relación entreel humo de segunda mano y la salud mental en una muestrarepresentativa del país con casi 3.000 niños de entre 8 y 15años.

El estudio midió el nivel de cotinina en sangre paradetectar qué niños habían estado expuestos al humo de segundamano. A aquellos con los niveles más altos se los considerófumadores y se los excluyó.

Además, el equipo entrevistó a todos los participantes paraidentificar síntomas mentales o conductuales.

Tras considerar factores como la edad y la etnia, losvarones expuestos al humo de segunda mano eran más propensos atener síntomas de TDAH, depresión, ansiedad y trastornos deconducta que los que no estaban expuestos al humo decigarrillo. Las niñas expuestas al humo de segunda mano teníansólo más síntomas de TDAH y de ansiedad que el resto.

Aun así, la cantidad de niños con la mayoría de esasenfermedades diagnosticadas seguía siendo baja. Mientras que201 niños (7 por ciento) tenía síntomas suficientes como paradiagnosticarles TDAH, solamente se les diagnosticó depresión a15 y trastorno de ansiedad a nueve de los participantes.

Los autores reconocen que es difícil separar los efectosdel humo de segunda mano del daño que les pudieron ocasionarlas madres al fumar durante el embarazo.

En un comentario publicado con el estudio, el doctorJonathan Samet, de la Escuela Keck de Medicina, de laUniversidad de Carolina del Sur, opina que se necesitan másestudios para determinar cómo la exposición al humo de segundamano puede afectar el cerebro de los niños.

Bandiera aclaró que el estudio no prueba que el humo desegunda mano cause trastornos mentales y conductuales. Pero,mientras tanto, "deberíamos mantener a los niños alejados".

El estudio aparece publicado en Archives of Pediatrics &Adolescent Medicine junto con una investigación de un equipo deReino Unido que demostró una relación entre la exposición alhumo de segunda mano y los problemas de salud mental en unos900 niños.

El Cirujano General de Estados Unidos estima que el 60 porciento de los niños está expuesto al humo de segunda mano.

Los autores concluyen que se necesita ampliar laprohibición de fumar a los lugares públicos donde haya niños yevitar la exposición infantil al humo de segunda mano en elhogar.

FUENTE: Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine,online 4 de abril del 2011.

Más noticias de Política y Sociedad