Público
Público

El humo de segunda mano altera el sueño de los niños asmáticos

Reuters

Por Amy Norton

Los niños asmáticos puedentener problemas para dormir bien si conviven con un fumador.

Un estudio reveló que, entre más de 200 niños asmáticos de6 a 12 años, aquellos expuestos al humo de cigarrillo desegunda mano tendían a dormir mal y a tener somnolenciadiurna.

Se desconocen los motivos de esa relación y los autoresapuntarían a que los niños asmáticos expuestos al humo deltabaco tienen más problemas para respirar de noche, lo que lesaltera el sueño.

La relación entre el humo de segunda mano y los problemasde sueño se mantuvo aún tras considerar la gravedad del asma,lo que sugiere que la exposición al tabaquismo pasivo alteraríala calidad del sueño infantil.

Los padres ya tienen motivos para no fumar, en especial sitienen hijos asmáticos. Estos resultados ofrecen másincentivos, opinó la doctora Kimberly Yolton, profesoraasistente de pediatría del Centro Médico del Hospital de Niñosde Cincinnati, en Ohio.

"Los chicos asmáticos son muy vulnerables a la exposiciónal humo de tabaco", dijo Yolton a Reuters Health.

"Además de exacerbar los problemas respiratorios asociadoscon el asma, ahora podemos mostrar evidencias de que laexposición altera el sueño de los niños" que sufren esetrastorno, agregó.

Yolton explicó que las alteraciones del sueño infantilpueden tener consecuencias graves, como problemas de atención yde conducta o mal desempeño escolar. De modo que es "muyposible" que el humo potencie esos problemas en algunos niñoscon asma.

Los datos, publicados en la revista Pediatrics, surgen deevaluaciones a 219 chicos asmáticos de Cincinnati.

El equipo halló que, sorpresivamente, casi todos (el 93 porciento) tenían un puntaje bastante alto en una escalaestandarizada de alteraciones del sueño como para sugerir laexistencia de trastornos "clínicamente relevantes".

Los niños expuestos al tabaquismo pasivo tuvieron engeneral más problemas de sueño que los no expuestos, como másdificultad para dormir, más síntomas nocturnos y másparasomnias (sonambulismo, pesadillas y terrores nocturnos).

Además del efecto del humo en las vías aéreas, el equipoopinó que es posible que la nicotina tenga un papel en esostrastornos, ya que es un estimulante que altera el sueño.

Yolton agregó que si bien el estudio no incluyó a niños sinasma, es probable que el humo de segunda mano también lesgenere dificultades para dormir.

FUENTE: Pediatrics, febrero del 2010