Público
Público

Iberia anuncia un ERE temporal para 2.000 empleados

Lanza un plan urgente para ahorrar más de 200 millones. La fusión se aplaza por el agujero de las pensiones de British

SUSANA R. ARENES

Iberia había logrado hasta ahora capear la crisis mejor que las demás aerolíneas europeas. Pero la recesión puede dar la vuelta a la tortilla y, ante ese peligro, la aerolínea ha decidido imponer un plan de contingencia urgente para ahorrar más de 200 millones de euros. Los costes laborales son el primer foco. Como consecuencia, habrá un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal que afectará al 10% de la plantilla, es decir, algo más de 2.000 de un total de 20.715 empleados, “en un plazo de doce meses”, según explicó ayer el presidente de la compañía, Fernando Conte, en la presentación a los analistas de los resultados trimestrales de la empresa.

Muchos de estos puestos de trabajo pueden eliminarse definitivamente. De momento, Iberia ya planeaba reducir en torno a 1.200 puestos a jornada completa y habrá que ver en qué condiciones, dado el anuncio del ERE temporal. La actividad de carga será de las más afectadas.

El alcance concreto de los recortes está por negociar con los sindicatos. Tanto CCOO como UGT han recibido el anuncio de uñas porque Iberia asegura que ya ha iniciado conversaciones con ellos y, según las centrales, no se ha hablado de ningún ERE en las reuniones sobre el plan urgente anunciado. Hoy tendrá lugar el primer encuentro.

CCOO ya dijo ayer que sólo admitirá bajas definitivas con las condiciones del ERE abierto desde 2001. Esto obligaría a que sean bajas voluntarias con indemnizaciones de 45 días por año trabajado (más del doble del mínimo de 20 días en un ERE), prejubilaciones a partir de los 58 años, recolocaciones diferidas –que funcionan como excedencias de dos años– y reducciones de hasta el 50% de la jornada.

La aerolínea, controlada por Caja Madrid, ya ha avisado de que contendrá los salarios, no se renovarán contratos eventuales y se suspenderán incorporaciones previstas. Esto último puede provocar muchos recortes de empleo definitivos, advierten los sindicatos.

En cuanto a las cuentas, la aerolínea prevé tales números rojos operativos este año por la drástica caída de la demanda que ha acordado este plan urgente para rebajarlas entre 110 y 125 millones. Sólo en el primer trimestre ha tenido pérdidas operativas de 147 millones y netas de 93 millones (frente a los 400.000 euros de hace un año).

Además del mal momento empresarial y del sector, Conte constató ayer lo que era un secreto a voces: la fusión con British Airways “necesitará más tiempo de lo previsto”. El presidente de Iberia evitó dar pistas de un nuevo plazo.

Las negociaciones llevan semanas bloqueadas porque British no da una solución financiera al ingente déficit del plan de pensiones de la plantilla, que rondaría los 4.000 millones. Conte recordó ayer que la “volatilidad” ha hecho mella en este agujero. Con la fusión, esa cifra engulliría los 2.300 millones de caja que tiene Iberia.

Iberia ha tenido unas pérdidas trimestrales históricas que le han metido miedo. Sólo en el primer trimestre, la demanda de pasajeros ha caído un 10%. A esto también se unen los daños por contratar coberturas para la mitad del combustible con precios de hasta 80 dólares por barril de petróleo, cuando ahora vale casi la mitad. Para superar la bajada de viajeros, la aerolínea recortará su oferta un 4,3% este año, más del doble de lo previsto en su plan estratégico 2009-2011 y, sobre todo, en vuelos domésticos (-10%). Además, reducirá la flota en al menos cinco Airbus 320 y rebajará gastos de proveedores, alquiler de oficinas, asesores y sistemas informáticos. La empresa subió ayer en bolsa un 0,69%.

Más noticias